La elección del color es una de las decisiones que debe concretar el propietario de un inmueble que quiere reformar la cocina de la vivienda. La elección del blanco es una apuesta atemporal que sigue triunfando en la actualidad. Pero también marcan tendencia aquellos espacios que se visten de matices más llamativos para crear un entorno creativo. ¿Cuáles son las ventajas de las cocinas con un tono distinto a este?

1. Evitar una decoración excesivamente plana

cocina-azul
En ocasiones, un espacio que muestra un look total white puede llegar a causar la imagen de una decoración plana. Por ello, este concepto adquiere una fórmula más flexible con un acabado que integra algunos complementos y detalles en contraste. Una de las razones para elegir un tono diferente al blanco como elemento principal en este escenario es romper con un resultado muy previsible.

En ocasiones, una cocina blanca, junto con algunos de los materiales presentes en este escenario, produce una sensación de frialdad. ¿Cómo añadir más calidez en este contexto? Mediante un tono que aporte este toque acogedor.

2. Crear un contraste con el entorno

muebles-azules-de-cocina
Si el techo de la cocina es de color blanco, un mobiliario en un tono diferente quedará perfectamente integrado en este contexto. Los muebles marcarán un contraste con el tono observado en la parte más alta de la habitación.

Es probable que el blanco esté presente de algún modo en la decoración de este lugar, aunque sea en pequeñas dosis. Pero cualquier color combina perfectamente con este tono. De este modo, puedes crear bonitos binomios para realzar la belleza de este universo y lograr la mayor luminosidad desde el interior.

3. Originalidad y personalidad

cocina-en-gris-y-madera

La decoración de la cocina, al igual que la estética de cualquier otra estancia de la casa, muestra el valor de la personalización. Las características del interior del inmueble son un reflejo de las expectativas y el gusto personal de un propietario que ha dado forma a un espacio que se ajusta a su criterio. Las cocinas con color son la expresión de esta personalización cuando los tonos empleados encantan a quien vive en esa casa.

4. Disimular las marcas en las puertas de los muebles

cocina-en-madera-y-gris
Una cocina blanca ofrece muchas ventajas, pero también plantea algunos inconvenientes. Por ejemplo, cualquier huella que quede en la puerta de un armario se nota más cuando esta superficie es de color blanco. Un tono alternativo puede ser clave para disimular este efecto y conseguir un entorno más sobrio. De este modo, una pequeña mancha no se notará tanto como aquella que se percibe sobre un fondo totalmente claro.

5. Colores de la naturaleza

El blanco triunfa en las reformas de cocina por su atemporalidad, luminosidad y elegancia. Pero existen alternativas a este ingrediente que también están alineadas con la esencia de la naturaleza. Los tonos tierra, el verde y el azul son ejemplo de ello.

Las cocinas que muestran su mejor versión con alguna de estas perspectivas cromáticas son un reflejo de los beneficios que produce la colorterapia. Es posible potenciar el contacto con lo natural desde este corazón del hogar.

6. Una cocina con entidad propia

muebles-de-cocina-gris
Al planificar la decoración de la casa, es posible dar una uniformidad al interior del inmueble si existe un hilo conductor en este proyecto. Pero cada zona que se enmarca en el conjunto es especial en sí misma. Una cocina con color posee su propia entidad y, por tanto, se diferencia visualmente de cualquier otro entorno de la vivienda.

¿Cuáles son, desde tu punto de vista, las ventajas e inconvenientes de las cocinas decoradas con un color distinto al blanco?

0/5 (0 Reviews)