Existen distintas circunstancias que pueden afectar al proyecto de pareja. En ocasiones, uno de los enamorados desea casarse. Por el contrario, el otro prefiere evitar este paso. En algunas ocasiones, esta circunstancia supone un motivo de ruptura. Pero eso no significa que el adiós deba producirse de forma inevitable a modo de causa y efecto. Así lo muestran aquellas historias de amor protagonizadas por personas que son felices a pesar de tener puntos de vista diferentes respecto a esta decisión. ¿Qué hacer cuando tu pareja no desea casarse, pero tú sí?

 

1. Valorar distintas alternativas

En ocasiones, no se trata tanto de que la otra persona no quiere casarse, sino que tal vez no se siente cómoda con la forma en la que la otra imagina el día de la boda. Quienes prefieren evitar un enlace con más invitados, no descartan una celebración íntima.

2. Dialoga cuando tu pareja no desea casarse pero tú sí

Cuando tu pareja no desea casarse pero tú sí, es recomendable que habléis para profundizar más allá de esta cuestión en concreto. Conviene conocer las razones de cada uno y, también, las expectativas depositadas en la relación por parte de ambos. Quizá este sea un punto de desacuerdo para una pareja que encuentre un lazo fuerte en otras conexiones.

boda-en-campo

3. Darte un tiempo antes de tomar la decisión

En ocasiones, si uno de los dos siente que la relación no avanza, puede darse un tiempo para valorar la situación y tomar una decisión al respecto. Quizá alguien no desea casarse con su pareja, pero sí quiera dar ese paso en una próxima relación. Tal vez una persona no quiera casarse, pero sí desee vivir un futuro en común junto a su pareja. En otros casos, la evitación de este paso muestra una falta de compromiso más a largo plazo. Por tanto, conviene valorar cada circunstancia en su contexto.

¿Qué hacer cuando tu pareja no desea casarse, pero tú sí? Encuentra tu propia respuesta. Toma una decisión que te dé calma y tranquilidad.


0/5 (0 Reviews)