El Dióxido de Cloro (ClO2) es un compuesto químico utilizado para generar una desinfección avanzada durante el tratamiento de agua. Debido a su poder desinfectante, en la concentración adecuada, consigue destruir bacterias, virus y diferentes tipos de parásitos que habitan en el agua y pueden causar enfermedades, haciendo que esta se convierta en agua potable.

Consta de un átomo de cloro y dos átomos de oxígeno, una combinación con efecto biocida, es decir, rompe las paredes proteicas de los microorganismos, penetrando en su interior e interrumpiendo sus funciones y reacciones bioquímicas, impidiendo que el microorganismo pueda seguir viviendo.

Gracias a esta particularidad, se ha convertido en un compuesto con amplios usos a nivel industrial y doméstico, principalmente dentro de la industria alimentaria, agrícola y veterinaria. Tiendas online como Dioxnatur, proporcionan kits de Clorito de Sodio + Activador para la fabricación de Dióxido de Cloro y utilizarlo en la desinfección y potabilización del agua.

¿Cuáles son los usos y aplicaciones del Dióxido de Cloro?

El Dióxido de cloro Dioxnatur es un compuesto con moléculas pequeñas, volátiles y bastante fuertes, por lo que se usa exclusivamente disuelto en soluciones acuosas, bajo concentraciones específicas establecidas para su utilización como potabilizador de agua, de lo contrario, puede llegar ocasionar serios problemas para la salud de las personas.

Algunos de los usos y aplicaciones más comunes del Dióxido de Cloro se dan dentro de la industria agroalimentaria, incluyendo:

Blanqueamiento

Es utilizado para el blanqueamiento de la pulpa de madera, abarcando el 95% de los procesos de blanqueamiento de pulpa kraft, bajo la tecnología ECF, donde se expone el material a compuestos moderadamente ácidos.

Potabilización del agua

Cuando se agrega al agua, tiene la capacidad de eliminar bacterias, virus, hongos y parásitos que al ser ingeridos son causantes de enfermedades. Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA) la concentración máxima de dióxido de cloro en el agua para el consumo humano en ningún caso debe ser mayor a 0.8 ppm (partes por millón).

Desde el año 1956 ha sido introducido como desinfectante para el agua potable, con la capacidad de destruir las impurezas y los subproductos potencialmente cancerígenos. Su uso en este tema puede darse tanto a nivel industrial como doméstico, siendo posible adquirir un Kit para fabricar dióxido de cloro para tratar el agua residencial y garantizar su limpieza.

Desinfectar alimentos

Resulta un buen desinfectante de alimentos y utensilios de cocina. Para esto, se realiza la mezcla de 30 gotas de clorito de sodio + 30 gotas de ácido clorhídrico que funciona como activador y luego se diluye en dos litros de agua. Esta agua puede utilizarse para limpiar los alimentos y sumergir los utensilios de cocina e, incluso, neutralizar olores en el refrigerador.

Control de plagas a nivel agrícola

Es un buen aliado para el control de plagas en la industria agrícola, ayudando a mantener limitados los hongos y bacterias en los cultivos, sin tener que rociar las plantas directamente. No deja ningún residuo tóxico tras su gasificación en el campo.

0/5 (0 Reviews)