Prepara tu cartera si quieres el televisor enrollable de LG

33

LG mostró en 2019 una nueva propuesta de televisor OLED muy llamativa. Y no por el tipo de tecnología de su panel ni las mejoras en calidad de imagen que se pueden esperar. Lo que lo hacía tan especial es que era el primer televisor capaz de enrollarse para desaparecer de tu vista. Ahora éste llega a las tiendas, pero lo hará a un precio sólo apto para unos pocos.

El televisor OLED enrollable de LG

Los fabricantes de televisores, como el resto de marcas de electrónica de consumo, aprovechan las ferias para llevar prototipos con los que demostrar su capacidad de innovación o el músculo a la hora de hacer cosas que impacten aunque no acaben viendo la luz como producto final.

LG es uno de estos y durante años en eventos como IFA ha demostrado su capacidad a la hora de usar paneles OLED flexibles. Pero en 2019 dieron un paso al frente con un televisor capaz de enrollarse sobre si mismo. De este modo, ofrecía al usuario la posibilidad de ocultarlo a la vista como si de la pantalla de un proyector se tratase. Aunque no era así sino que se trababa de un panel OLED flexible.

Pues ahora, después de dos años prácticamente desde que lo vimos por primera vez, el televisor OLED de LG con panel capaz de enrollarse sobre si mismo saldrá a la venta. Lo hará en un principio sólo en Corea del Sur y según vayan las ventas y su capacidad de producción suponemos que le irán dando salida al resto de mercados donde la marca opera.

No obstante, por mucho que llame la atención tener un televisor cuyo panel es capaz de enrollarse como una persiana para desaparecer de tu vista, hacerse con uno de ellos no será nada económico. Y es que este LG Signature Series OLED R tendrá un precio alrededor de los 85.000 Dolares. Un precio alto, pero también es el coste de apostar por lo último de lo último.


Una pantalla flexible y un solvente mecanismo de tijera

Cuando uno piensa en un televisor que cuesta 85.000 euros lo primero que se le pasa por la cabeza es que debe ser gigante. Por ejemplo, como los televisores Master Series ZG9 de Sony disponible en 98 pulgadas y que cuesta 80.000 euros.

Sin embargo, esta propuesta de LG sólo ofrece una panel de 65″, una diagonal de pantalla bastante normal a día de hoy. Claro que la diferencia no está ahí sino en que es flexible y se puede enrollar. Estas dos cosas últimas son las que de verdad le aportan valor y justifican un importe que lógicamente es elevado.

Para lograr este hito la marca no sólo desarrolló un panel OLED Flexible, también un sistema de tijera que permite levantar el televisor y que este aparezca desde el cajón de la base. Como si fuese una persiana, pero invertida.

En ese cajón donde se oculta también hay un sistema de sonido junto al resto de la electrónica que dan forma a esta llamativa propuesta. Lo cual resulta interesante, porque si quieres usar el televisor como dispositivo para reproducir música a través de servicios como Spotify entre otros compatibles con webOS no debe salir al completo, basta con mostrar sólo un pequeño fragmento a modo de mini reproductor para que podamos saber qué está sonando.

En definitiva, seguramente ni tú ni nosotros vayamos a tener una solución de este tipo a corto ni medio plazo. Tal vez dentro de unos años, con mejoras en los procesos de fabricación y avances en cuanto a pantallas flexibles sea algo más habitual. Algo que tendremos en todos y cada uno de los dispositivos que usamos a diario, como teléfonos, tablet y ahora televisores entre otros muchos usos más.

0/5 (0 Reviews)