Uno de los principales legados que ofrece la educación familiar es aquel que se muestra a través de valores que acompañan a lo largo de la vida.

1. Solidaridad

La realidad del ser humano no termina en sí mismo. Forma parte de un entorno en el que existen otras personas con historias diferentes. El valor de la solidaridad es uno de los que el niño aprende de forma gradual a través de lecciones y enseñanzas de la infancia.

2. Respeto

La falta de tolerancia ante la diferencia no solo daña al otro, sino también a uno mismo. La sensibilidad aumenta con una educación basada en el respeto a cada ser humano.

3. Compañerismo

La colaboración basada en el compañerismo fomenta la unión, el diálogo y la comunicación. Por el contrario, la ausencia de este valor da lugar a una rivalidad que separa en vez de unir.

4. Perseverancia

No es fácil cumplir una meta cuando, ante el primer obstáculo, surge el desánimo. La constancia se alimenta en la niñez a través de metas acordes a esta etapa de la vida. La constancia invita a seguir adelante más allá de las dificultades. Y resulta esencial no solo en el plano académico, sino también en la propia amistad. Los niños son resilientes, pero la resiliencia debe cultivarse en el día a día.

5. Humildad

La humildad es una virtud que mejora las relaciones con los demás. La humildad ofrece el espacio necesario a uno mismo pero, también, propicia la felicidad de los demás.

6. Gratitud

La felicidad aumenta de forma significativa a través de la experiencia de agradecer con más frecuencia los gestos más simples que, a su vez, son los más importantes.

¿Qué otros valores para educar a niños felices quieres compartir?

5/5 (1 Review)