Tips para levantarse lleno de energía

57

En una época en la que la gran mayoría sufre de agotamiento crónico causado por el frenético ritmo de vida que llevamos, madrugar puede ser muy complicado, especialmente cuando no has descansado suficiente. ¿Es posible levantarse temprano, con energía y de buen humor? Hay algunos hábitos sencillos que puedes sumar a tu rutina matinal para conseguir un plus de vitalidad y afrontar el día de una forma positiva.

Desconéctate

Para levantarte lleno de energía, empieza por seguir unos buenos hábitos del sueño la noche anterior. Apaga todos los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de irte a dormir. Estos aparatos estimulan el cerebro y pueden provocarnos distracciones, impidiéndonos desconectar durante la noche, y, por tanto, debemos mantenerlos apagados para conseguir conciliar el sueño y tener un descanso óptimo.

Mantén una rutina del sueño

Es fundamental mantener una rutina del sueño que siga unos horarios fijos, y tratar de mantenerlos incluso durante el fin de semana para evitar alterar nuestro reloj biológico. Duerme de 7 a 8 horas diarias e intenta acostarte siempre a la misma hora para garantizar un buen descanso.

También es aconsejable dejar las cortinas y persianas parcialmente abiertas para despertar con luz natural, ya que es el principal indicador que utiliza nuestro cuerpo para saber que tiene que levantarse.

Asegúrate de tener un buen colchón donde dormir

Este punto es fundamental, ya que de nada sirve seguir el resto de recomendaciones si no se tiene un buen colchón en el que descansar, evitando así el insomnio y los dolores musculares que impiden que comencemos el día con energía.

Es importante elegir un colchón que se adapte a tus necesidades y tus hábitos de sueño. Los colchones viscoelásticos son perfectos para ti si buscas un colchón con una acogida suave y que se amolde a cada parte de tu cuerpo. Si te despiertas habitualmente con dolores musculares, elige un colchón para el dolor de espalda, que te ayudará a adoptar una posición correcta durante la noche, manteniendo alineada la columna vertebral.

Levántate a la primera

Evita remolonear en la cama esos “5 minutos más” y fija tu alarma a la hora en la que realmente te vayas a despertar. El cuerpo no sólo no se beneficia de ese tiempo extra, sino que es perjudicial y puede hacer que aumente la sensación de cansancio durante todo el día.

Hidrátate

Durante la noche, aunque esté en reposo, nuestro cuerpo sigue consumiendo agua. Por ello, es recomendable hidratarse mucho nada más levantarse para recuperar los líquidos perdidos durante la noche. Un vaso de agua con limón en ayunas es perfecto para estimular tu sistema nervioso y digestivo y ayudarte a poner tu organismo en funcionamiento.

Ejercita tu cuerpo

Hacer ejercicio no solo nos ayuda a conciliar el sueño más fácilmente, sino también a despertarnos con más vitalidad. Nada más levantarte de la cama, un poco de ejercicio, ya sea leve o moderado, puede ayudarte a empezar bien el día, ya que activa la producción de serotonina y agiliza el metabolismo.

Aprende ejercicios de relajación

Madrugar puede ser una causa de estrés para muchos, y despertar de manera brusca puede perjudicar tu salud. Al empezar el día, todas las “tareas pendientes” se nos acumulan en la cabeza, lo que puede ser un motivo de ansiedad. Para evitar que esta sensación te paralice, nada más levantarte tómate un tiempo para hacer tres respiraciones profundas por la nariz, expulsando el aire lo más despacio que puedas. De esta forma, el oxígeno llegará a tu cerebro y tu cuerpo empezará a activarse. Esta técnica básica de relajación hace además que aumente nuestra energía y nos pone de buen humor.

Desayuna de forma saludable

Tras un ayuno de 8 horas, es vital recuperar nutrientes. Sin embargo, no es necesario que desayunes nada más levantarte, desayuna cuando te apetezca y tu cuerpo te lo pida, ya que una de las actividades que resta más energía al cuerpo es la digestión. Por ello, es importante que sepas escuchar a tu cuerpo y comer cuando realmente sientas hambre, ya que comer si no tienes hambre te restará energías para afrontar la mañana. Tómate tu tiempo para disfrutar de un buen desayuno equilibrado que incluya fruta, lácteos y proteínas. Desayunar bien ayuda a mantener un peso saludable ya que evita que estés comiendo constantemente a lo largo del día.

Si sigues estas recomendaciones, disfrutarás de noches de sueño reparador y te despertarás lleno de energía y listo para afrontar todos los retos que te propongas.

0/5 (0 Reviews)