Sony a7C, las dos caras de la nueva full frame compacta

27

Esta es la Sony a7C, la cámara Full Frame más pequeña del mercado. Bueno, al menos lo es si consideramos que se trata de la más compacta con sensor de tamaño completo, visor y estabilizador integrado. Pero lo importante no es eso sino qué ofrece respecto a la a6600 y a7 III. Dos cámaras con las que comparte muchas características.

Una cámara Full Frame pensada para vloggers

Etiquetar una cámara a un tipo de usuario con unas necesidades concretas no es lo correcto, pero si nos permites la licencia te diremos que esta es una cámara muy pensada para el creador de contenidos que busca algo compacto, ligero y cómodo de transportar en el día a día.

Un nuevo concepto, como la propia marca indicaba, que tiene mucho sentido en determinados escenarios y, tal vez, no tanto en otros. Porque hay que reconocer que no todo es bueno en esta nueva Sony a7C. Hay decisiones del fabricante que son totalmente comprensibles, pero otras no. Y eso es algo que le puede pesar a una propuesta que cuesta más de 2.000 euros, pero vayamos poco a poco.

Lo mejor de la Sony a7C

Filtrada la Sony a7C

La Sony a7C es una cámara donde destacan tres aspectos por encima del resto. El primero y más evidente es su tamaño. Es muy compacta, como una Sony a6600 y eso parece que no, pero se agradece mucho cuando buscas una propuesta ligera para llevar siempre encima. Además comparte aspectos como una empuñadura generosa que mejora el agarre y si la combinas con el nuevo objetivo de kit 28-60 mm queda muy manejable. Aunque el problema es que esta lente no resulta tan luminosa, las aperturas máximas en los extremos es de F4 y F5.6.

El segundo punto llamativo es su pantalla articulada. Esta es la tercera cámara tras la Sony ZV-1 y la Sony a7S III que la incluyen y parece que ya podemos decir que han llegado para quedarse. Algo que, por cierto, nos parece genial. Porque las ventajas de este tipo de pantallas son muchas, no sólo cuando te estás autograbando.

Y por último están sus capacidades fotográficas, pero sobre todo de vídeo. Con un captor de 24.2 MP, la Sony a7C es básicamente una Sony a7 III en términos de calidad de imagen tanto en foto como vídeo. Así, para que tengas una idea rápida, permite capturar vídeo a resolución 4K y 30fps, y cámaras lentas a 1080p y 120fps.

Si a todo esto le sumamos otras características como la grabación de vídeo sin límite de tiempo, conectividad WiFi, la conexión USB C al ordenador o dispositivo móvil, etc., dan como resultado una propuesta que llamará mucho la atención a numerosos usuarios, pero en especial a los fans de Sony.

Sin embargo, no hay cámara perfecta y aquí es donde vemos que la nueva Sony a7C sufre algunas carencias importantes si se compara con la a7 III. De modo que, puede que incluso te plantees si realmente es una opción interesante si buscas algo compacto o mejor optar por la Sony A6600.

Lo peor de la Sony a7C

Decir lo peor de la Sony a7C igual es un poco injusto, porque realmente no es que sean aspectos negativos. Lo único es que si se compara con lo que ofrecían los dos modelos que, por así decirlo, le han dado forma, entonces hay ausencias que pueden molestar un poco más. Sobre todo porque se trata de una cámara que cuesta 2.100 euros.

El primero es que es más cara que la Sony a7 III y a nivel técnico, en temas de calidad de imagen y vídeo no representa ningún salto importante. Las opciones son las mismas en cuanto a resolución y número de fotogramas por segundos que es capaz de capturar.

Luego hay detalles como la ausencia de diales, botones o el joystick que sí tiene la a7 III y no esta a7C. Vale que son cámaras con conceptos diferentes, una está más orientada a usos más «rápidos» y la otra no tanto, pero es una pena porque si has usado la Sony a7 III te das cuenta rápidamente que su controlo no será tan rápido.

Una limitación entendible es que sólo incluye una ranura para tarjetas SD como pasa con la a6600. Si estás acostumbrado a cámaras con doble ranura puede que eches en falta las posibilidades que ofrece, pero es sólo cuestión de adaptarse.

Y por último, algo muy extraño, la cámara ofrece la interfaz de usuario y menús de modelos anteriores. Un esquema que ha sido muy criticado y no se entiende por qué no se muestran como en la reciente Sony a7S III.

Sony a6600 vs Sony a7C vs Sony a7 III

Desde el principio te habrás dado cuenta que la nueva Sony a7C es una mezcla entre lo visto en la popular Sony a7 III y la última gran APS-C lanzada por la marca, la Sony a6600. Así que, en esta tabla podrás ver claramente las diferentes y similitudes principales entre los tres modelos.

Características Sony a6600 Sony a7C Sony a7 III
Sensor 24,2 MP CMOS EXMOR de tipo APS-C 24,2 MP CMOS EXMOR R Full Frame 24,2 MP CMOS EXMOR R Full Frame
ISO 100-32.000 100-51.200 100-51.200
Visor y pantalla Visor electrónico 0,39″ y pantalla abatible de 3″ Visor electrónico XGA OLED de 0,39″ y pantalla articulada de 3″ Visor electrónico XGA OLED 0,5″ y pantalla abatible 3″
Fotografía Resolución max 6000 x 4000 Resolución max 6000 x 4000 Resolución max 6000 x 4000
Vídeo Resolución max 4K a 30p
Vídeo 1080p hasta 100fps
Resolución max 4K a 30p
Vídeo 1080p hasta 120fps
Resolución max 4K a 30p
Vídeo 1080p hasta 100fps
Conectividad WiFi, BT, salida micro HDMI y micro USB.
Conexión para micrófono y saida auricular
WiFi, BT, salida micro HDMI y USB C.
Conexión para micrófono y saida auricular
WiFi, BT, salida micro HDMI y USB C.
Conexión para micrófono y saida auricular
Ranuras tarjetas SD UHS-I/II SD UHS-I/II Doble ranura SD UHS-I/II
Estabilización Sistema de 5 ejes Sistema de 5 ejes Sistema de 5 ejes
Dimensiones y peso 120 x 66,9 x 69,3 mm
Aprox 503 gr
124 x 71,1 x 59,7 mm
Aprox 509 gr
126,9 x 95,6 x 73,7 mm
Aprox 650 gr
Precio 1.600 euros PVP
1315 euros en Amazon
2.100 euros 2.300 PVP
1949 euros en Amazon

Una cámara con un público bien definido

Con todo lo anterior la idea que le da sentido a esta nueva Sony a7C parece estar clara: es una cámara para los que buscan un cuerpo compacto, sin sacrificar las ventajas que ofrece un sensor full frame. En ese caso, junto a la Lumix S5 de Panasonic, puede que sea ahora mismo una de las propuestas más interesantes que conserva los valores de Sony en aspectos como un sistema de AF que funciona de maravilla y multitud de opciones a la hora de configurar distintos perfiles de color.

Va a tener su público, que básicamente es el mismo que a día de hoy apunta por la familia APS-C. Eso sí, siempre y cuando el precio no le resulte un gran inconveniente. Para el resto posiblemente sea más interesante esperar a la Sony a7 IV que se dice saldrá de aquí a final de año. ¿Qué opinas?

0/5 (0 Reviews)