Las cocinas familiares tienen tanta importancia como la zona de estar en el salón. Son un lugar de encuentro, es decir, simbolizan el valor de la reunión y la comunicación. Hoy enumeramos siete características que de forma habitual podemos observar en este tipo de espacio.

1. Son muy acogedoras

cocinas-en-blanco-y-madera
Las cocinas familiares son estancias que invitan a crear bonitos recuerdos en ellas. Son espacios con mucha vida que, por tanto, transmiten arraigo, vinculación y pertenencia. Su decoración cuidada eleva la estética y la funcionalidad. En definitiva, causan una agradable impresión desde la entrada. Ofrecen su mejor versión por medio de su calidez.

2. Perfectamente planificadas

cocina-en-tonos-oscuros
El diseño de una cocina familiar, que cumple sus objetivos iniciales, no es fruto de la casualidad, sino de la planificación. La distribución del espacio se alinea con una meta esencial: crear un entorno práctico para compartir tiempo de calidad en familia. Por ello, la habitación muestra su amplitud gracias a una excelente organización de las zonas que integran la composición final.

Una gran mesa es el símbolo de una cocina con mucha vida. Pero existen otras formas de distribución que marcan tendencia. Por ejemplo, la isla puede convertirse en el centro de la vida familiar.

3. Funcionales

mesa-con-sillas-en-la-cocina
Es una cocina que, como hemos indicado, amplía los límites del salón porque lo complementa. Al igual que en la zona de estar, las cocinas familiares unifican belleza y practicidad. No solo invitan a permanecer en ellas durante mucho tiempo. Sino que se alinean con el estilo de vida actual. En consecuencia, destacan por su funcionalidad. La innovación tecnológica tiene su reflejo en diferentes sectores y también experimenta una gran proyección en los hogares.

4. Orden

cocina-con-muebles-de-color-gris
El orden es importante en cualquier lugar de la casa. Su presencia eleva la armonía, la estética y la seguridad. Pero la organización es todavía más relevante en un entorno en el que conviven varias personas. En consecuencia, esta es una de las características que podemos observar con frecuencia en la decoración de cocinas familiares. El proyecto de reforma se alinea con un objetivo esencial: ofrecer soluciones de almenaje que cubren las necesidades básicas del día a día.

5. Con mucha personalidad

cocina-en-tonos-claros
La cocina es una de las estancias más importantes en un hogar en el que reside una familia. Y eso se nota en el tiempo invertido en el proyecto. El resultado final se percibe por sí mismo en cocinas vistosas, luminosas y con mucha personalidad. Eso hace que cada estancia sea verdaderamente única y diferente.

6. Versátiles

cocina-con-muebles-de-color-gris-oscuro
Como hemos comentado previamente, las cocinas familiares son muy funcionales. Es decir, cubren las necesidades del estilo de vida moderno. Por ello, se adaptan a escenarios diferentes de la rutina cotidiana. Por ejemplo, la mesa que enmarca comidas y cenas puede transformarse en una zona de estudio o en un lugar de teletrabajo si la situación lo requiere. De este modo, es posible ganar espacio en otras estancias de la casa cuando en el hogar conviven varias personas.

7. Duraderas

sillas-de-color-azul-en-la-cocina
La inversión de un proyecto de reforma va más allá del corto plazo. El espacio final se disfruta durante varios años. Por ello, las cocinas familiares están realizadas en materiales resistentes que ofrecen un buen mantenimiento. Conservan su encanto original más allá del paso de los años. Ten en cuenta que en una vivienda que no posee muchos metros cuadrados no siempre es fácil crear espacios compartidos e individuales.

En definitiva, las cocinas familiares representan el corazón de las casas. Son el núcleo en torno al que giran numerosos momentos de la vida diaria. Por todo ello, tienen un alto valor emocional y afectivo. Su belleza conecta con el plano de los recuerdos vividos en compañía de otros seres queridos.