La búsqueda de inspiración en la decoración del hogar es frecuente. El propietario del inmueble toma como referencia aquellas estancias que presentan características que llaman su atención. El hall es una antesala de otras habitaciones de la casa. Y, por tanto, anticipa algunos de los detalles que están presentes en ella. ¿Cuáles son las propiedades del recibidor ideal?

1. Perfectamente organizado

recibidor-con-espejos
Es importante guardar cada cosa en su lugar dentro de cualquier habitación. Pero la relevancia del orden se intensifica todavía más en un sitio pequeño en el que, además, conviene tener, únicamente, lo esencial. Por ejemplo, el paraguas se convierte en una prioridad en una vivienda que está situada en un entorno de lluvia frecuente.

2. Muy práctico

recibidor-y-pasillo
La personalización es uno de los rasgos que crea una conexión especial entre el hogar y quien vive en él. De este modo, el protagonista siente como propio ese entorno que forma parte de su intimidad. Una casa feliz es, principalmente, práctica. Ya que, en ese caso, cubre necesidades básicas de la vida diaria. Una característica que no debe faltar en un recibidor que llama la atención por su funcionalidad.

3. Luminoso, aunque no tenga ventana

recibidor-con-espejo-de-cuerpo-entero
El recibidor ideal es muy luminoso. Conviene tener en cuenta que es una estancia que, con frecuencia, carece de ventana. Sin embargo, puede recibir otras fuentes de iluminación natural por medio de su conexión con otras estancias. Las puertas de interior con vidriera son muy decorativas y, además, crean una sensación de continuidad entre zonas diferentes.

Un elemento decorativo que también puede estar presente en la puerta principal que da entrada al interior. Por otra parte, el espejo es el punto focal que no solo refuerza la claridad, sino también la amplitud. Crea una sensación de profundidad en el lugar en el que se enmarca.

4. Acogedor

recibidor-con-espejo-geometrico
El corazón del hogar se sitúa en el salón y la cocina. También es habitual crear un dormitorio acogedor para potenciar el descanso. Una característica que no debe faltar en un recibidor que representa una carta de presentación. Es la zona de bienvenida, el lugar por el que tiene que pasar todo aquel que entre al interior del inmueble. Por ello, un hall cálido y acogedor resulta agradable. En definitiva, ofrece una experiencia de bienestar y felicidad.

De este modo, aunque represente un lugar de paso, esta característica hace que apetezca permanecer allí durante más tiempo.

5. Muy versátil

recibidor-con-muebles
En un hogar pueden producirse muchos cambios a lo largo de la vida. Los comienzos de etapa también tienen su reflejo en la manera de organizar el interior de la vivienda. En ese caso, el espacio debe cubrir nuevas necesidades que no eran tan relevantes antes.

Por ello, la estética del recibidor no debe ser estática y permanecer estancada. Es esencial que sea dinámica para fluir al compás del paso del tiempo. Un vestíbulo con una composición versátil es aquel que puede adaptarse a nuevas circunstancias.

6. Bonito

recibidor-con-gran-espejo-en-pared
La perfección del recibidor ideal reside en la fusión de la estética y la funcionalidad como elementos principales. De este modo, esa carta de presentación del resto del hogar llama la atención por sus detalles: mobiliario, estilo, punto focal, texturas, adornos o combinación de colores. Es un espacio que conecta con el gusto personal del propietario del inmueble que es quien va a disfrutar de ese espacio. Por ello, la decoración también está relacionada con el autoconocimiento.

Por tanto, estas son las seis características que describen de forma habitual el look de un recibidor ideal. Por ello, el objetivo de mejorar la estética de la entrada a casa también puede poner el acento en una propiedad en concreto.

0/5 (0 Reviews)