Replican a Spot de Boston Dynamic con una Raspberry Pi

86

Una Raspberry Pi, algunas piezas impresas en 3D y lógicamente componentes como placas y serbos es prácticamente lo único que vas a necesitar para crear tu propio Spot Micro, una versión casera del popular cuadrúpedo de Boston Dynamic que tantas veces nos ha sorprendido por sus capacidades en multitud de escenarios.

Spot Micro, el cuadrúpedo con alma de Raspberry Pi

Spot, el cuadrúpedo de Boston Dynamic, es posiblemente uno de los dispositivos más deseados por cualquier amante de la robótica. Una propuesta que desde aquella primera versión, torpe y tosca, ha ido evolucionando de manera sorprendente. Sólo hace falta ver alguno de los últimos vídeos para darse cuenta que se trata de toda una obra de ingeniería con mucho potencial.

Sus creadores afirman que usarlo para tareas de reconocimiento en terrenos peligrosos o de difícil acceso es uno de los muchos usos que se le pueden dar. Y eso puede marcar un antes y un después para numerosos profesionales que no tendrían que exponer tanto sus vidas. Aunque, como decimos, los usos son múltiples y eso es lo que también genera cierto temor a otros usuarios.

Hay quien teme que llegue un día en el que las inteligencias artificiales se revelen y todo ese ejército de robots se vuelvan en nuestra contra. Sí, como planteaba Matrix, la trilogía de las hermanas Wackoski y que por cierto tendrá una cuarta entrega.

Pero volviendo al tema, Spot es un dispositivo único y recientemente la compañía anunciaba que ya se podía comprar. Eso sí, no es algo que esté al alcance de todos. El precio de venta de Spot es de 75.000 dólares. Así que, ante la imposibilidad de hacerse con uno hubo quien pensó, ¿por qué no crear mi propio Spot? Pues dicho y echo, este es Spot Micro.

Cómo crear tu Spot Micro

¿Qué te parece Spot Micro? Seguramente opines igual que nosotros, es alucinante. Pues lo mejor de todo es que si tienes un poco de maña y algunos conocimientos de programación y robótica podrás construir tu propio Spot. Porque lo único que vas a necesitar es una Raspberry Pi, que hará las funciones de sistema de control central; una impresora 3D para crear las distintas piezas de sus carcasa y luego una serie de placas, sorbos y elementos adicionales con los que lograr todo el tema de las articulaciones, etc.

Vale, no es un proyecto económico como puede ser montarte tu propia recreativa, pero desde luego es mucho más barato que comprar un Spot real. Además no vas a tener que complicarte por el tema software. Todo lo que necesitas para su programación y control a través de un portátil lo tienes en la web de GitHub del usuario mike4192.

Así que, si te ves capacitado para crear tu propia versión, nosotros te animamos a que lo hagas. Seguro que tus amigos cuando lleguen a casa y lo vean van a alucinar. Y es que es tan similar al real que incluso puedes moverlo a dos velocidades distintas: caminar y trote.

0/5 (0 Reviews)