Reflexiones sobre la amistad y la soledad

50

Soledad y amistad son dos ingredientes que forman parte de la propia vida. Poner el punto de atención en cada concepto vivencial invita a profundizar en el otro aspecto de la realidad.

1. La amistad no evita la soledad

El miedo a la soledad es uno de los temores que puede condicionarte de manera negativa cuando te preocupas por el futuro. Y, sin embargo, la amistad, más allá de su efecto terapéutico, no evita la soledad en todo momento.

2. La soledad alimenta la amistad contigo mismo

Los lazos que tienes con los demás ocupan un lugar especial en tu corazón. Pero también mereces dedicarte tiempo a ti mismo. Instantes de calidad que fluyen al ritmo de una soledad que personalizas con tu presencia consciente, tu creatividad y el silencio.

3. Algunas amistades dejan una profunda sensación de soledad

Existen vínculos superficiales que no te aportan verdadera felicidad cuando tras haber compartido un tiempo en común vuelves de nuevo a tu hogar con una sensación de vacío recurrente. Por el contrario, existen otras personas que te acompañan en el recuerdo desde la distancia.

4. Con un buen amigo te sientes tan bien como estando a solas

Cuando existe confianza con una persona, no tienes la necesidad constante de ocupar el silencio con palabras que rompen esa sensación incómoda que produce la ausencia de diálogo en otro tipo de vínculo. Pero eso no significa que todo sea ideal en una amistad verdadera en la que también existen formas de soledad en momentos de distanciamiento.

mujer-sentada-en-una-silla

5. La soledad fortalece la amistad

Mientras que la dependencia genera un desgaste en una relación en la que no existe verdadera libertad, la autonomía de quien comparte tiempo a solas es una invitación para disfrutar con más motivación de la amistad en un próximo plan.

¿Qué otras reflexiones sobre la amistad y la soledad quieres compartir tras lo expuesto en este artículo en Son Pareja?


0/5 (0 Reviews)