Estar ilusionado y ser correspondido no son dos conceptos sinónimos. Puede ocurrir que alguien quiera que una historia evolucione hacia un mayor compromiso, sin embargo, el otro se encuentra en una posición diferente. Y una historia de amor solo es posible cuando ambos quieren vivir esa relación. ¿Qué hacer cuando te gusta alguien que no quiere enamorarse? Esta contradicción del corazón rompe con las expectativas de una ilusión inicial.

1. No ignores la realidad del otro en ningún momento

Si una persona te dice que no quiere comprometerse en una relación, no te está generando falsas expectativas. Escucha ese mensaje tal y como es, aunque te duela.

No llegues a la conclusión de que, con el paso del tiempo, es probable que le hagas cambiar de opinión. Tal vez eso ocurra en algún instante, es decir, quizá termine enamorándose de ti. Pero también existen muchas posibilidades que eso no suceda si el mensaje del otro es claro.

2. Date un tiempo

Quizá todavía no te sientes preparado para decir adiós definitivamente a esta ilusión. Tal vez tienes alguna razón que te anime a tener más paciencia. En ese caso, valora la posibilidad de darte un tiempo. Pero ese plazo debe ser realista. No volverás a prolongarlo cuando se complete la fecha previsto si todo sigue como hasta ahora.

3. No te impliques más si eso te hace sufrir

Una persona puede sentir atracción por hora, pero no querer un mayor compromiso. Y, en esa situación, aquel que está enamorado puede llegar a observar numerosas contradicciones en el otro. Algunos gestos le hacen creer que puede ser correspondido mientras que, por otra parte, sabe que la historia no va a más. En ese caso, no insistas más, no te impliques si eso te desgasta a nivel interno.

¿Qué hacer cuando te gusta alguien que no quiere enamorarse? No conviertas esta situación en un reto personal porque lo más importante es tu felicidad.

5/5 (1 Review)