Hoy quiero enseñarte qué es el cuckolding, una práctica de la que muchos ya están al  tanto. Si alguna vez te has preguntado cómo se llama el fetiche de ver a tu pareja con otra persona, se trata nada más y nada menos que de “cuckolding”.

En este post te comentamos en qué consiste, de dónde viene el término, por qué podría resultar interesante para algunas personas y si se trata de un fetiche o una parafilia.

¿Qué es cuckolding?

En inglés, la palabra “cuckold” responde al término utilizado para describir a un hombre cuya mujer ha sido infiel.

Por supuesto, la práctica que ha ganado popularidad últimamente y que se denomina “cuckolding” vendría a traducirse como una “infidelidad consentida”.

No tiene ninguna traducción directa al español, pero muchos lo llaman actualmente “la infidelidad intelectual”, es decir, el fetiche de ver a tu pareja con otra persona: Pues su práctica se extiende a personas de todos los acervos culturales, incluyendo a personas de formación universitaria y altamente instruidas.

¿En qué consiste el fetiche de ver a tu pareja con otra persona?

Por lo general se refiere a hombres que fantasean o incitan directamente a su pareja, a que cometa una infidelidad y luego le cuente los detalles, o le permita ver el encuentro por sí mismo como espectador.

La finalidad de esta práctica sería reavivar la llama de la relación de pareja, y alcanzar cierto nivel de excitación a raíz del imaginar (o presenciar) dicha infidelidad, es decir, ser una o un cornudo, pero de forma consentida.

El perfil de personas que han practicado el cuckolding al menos una vez, o más, es el de un hombre de mediana edad, por encima de los 45 años, y que ha tenido una relación estable monogámica por más de 10-15 años.

En una encuesta realizada, con la finalidad de escribir este artículo:

Sólo el 10% de las parejas encuestadas, que se encontraban o se han encontrado en una relación de más de 10 años, llegó a practicar el cuckolding. De ellos, el 85% admitió que volvería a practicarlo nuevamente, pero en forma aislada y no como algo habitual.

De los encuestados, cerca de un 30% (incluido el 10% que sí lo practicó) admitió haber fantaseado con la idea, pero nunca haberlo comentado con su pareja.

¿Se trata de un fetiche o parafilia?

Para saber qué es cuckolding, tienes que saber que es considerado un fetichismo, pero no debe confundirse con el “voyeurismo”, en que una persona se excita al ver a otra desnudarse, o mantener relaciones sexuales, pero sin que esta última sea consciente de ello.

El fetiche de ver a tu pareja con otra persona, cuenta con el consentimiento de ambas partes, con lo cual, el cuckolding no podría considerarse una parafilia. Ahora bien, si el fantasear con que dicha situación ocurra causa malestar en la persona, o se convierte en la única manera de que este alcance la excitación sexual, convendría comentarlo con un terapeuta.

Si bien la causa más aceptada por la mayoría de practicantes del cuckolding es “el hecho de reavivar las llamas de la pasión”, existen otras posibles opiniones al respecto. Por ejemplo:

  • Que el hecho de imaginar o ver que la pareja sexual es deseada por otra persona, la vuelve nuevamente atractiva a los ojos del “cuckold”.
  • O que se obtiene gratificación al dominar la decisión de la pareja sobre con quién tener relaciones sexuales.
  • O bien, que puede tratarse de una bisexualidad oculta, en que el “cuckold” (si es hetero) aprovecha la supuesta infidelidad para poder observar al hombre que está manteniendo relaciones sexuales con su pareja femenina.

Y así, la verdad es que el tema del cuckolding se ha ganado un espacio de debate y polémica, sobre si realmente ayuda o no a las relaciones de pareja estables. ¿Tú qué opinas al respecto?

Ahora que ya sabes que es cuckold, puedes obtener más información sobre otros fetiches pinchando aquí

0/5 (0 Reviews)