El mes de septiembre representa el regreso a la rutina habitual. Una vuelta a la normalidad que no solo transforma hábitos y momentos, sino que también produce una adaptación interior. El hogar es uno de los lugares que muestra de forma visual el comienzo de una nueva etapa. Por ello, algunos de los objetivos de este periodo se contextualizan en la vivienda. Hoy compartimos una enumeración de metas decorativas para volver con ilusión a la rutina.

1. Repaso general para poner todo en orden

vestidor
El cuidado del hogar repercute positivamente en el bienestar interior. La armonía, la belleza y el equilibrio que se perciben en un lugar aportan calma a nivel anímico. Por ello, uno de los objetivos del mes de septiembre es realizar un repaso de las distintas estancias con el fin de intensificar el orden. Una tarea que también pone el foco de anterior en el interior de cajones y mobiliario con almacenaje.

2. Adaptar el hogar para un periodo de transición

cocina-con-comedor-y-salon
El verano continúa, aunque muchas personas se reencuentren con la rutina. El tiempo evoluciona en su cuenta atrás hacia la llegada del otoño. En este escenario surge un periodo de transición que prepara el hogar para ese nuevo contexto. Una transición que también puede percibirse en una decoración que integra algunos cambios.

Por ejemplo, en aquellos lugares en los que las temperaturas cambian de forma significativa en una misma jornada, es posible vestir el hogar con distintas texturas para cubrir las necesidades de cada momento.

3. Preparar el recibidor

recibidor-decorado-en-blanco
El recibidor es una de las estancias más prácticas de la vivienda. A pesar de tener un espacio reducido, cumple una función esencial en el día a día. Conviene actualizar la organización del recibidor para adaptarla a las novedades de la vuelta al cole y del regreso a la oficina. Es importante que el lugar cuente con todo lo necesario para ahorrar tiempo en el momento de salir de casa.

La rutina de las vacaciones es muy diferente al ritmo de una jornada de trabajo. Cambian las circunstancias y las prioridades. Novedades que también tienen su reflejo en la estética del recibidor. Realiza un estudio de las necesidades actuales para renovar el vestíbulo desde esta perspectiva.

4. Crear un rincón de relax

rincon-de-relax
El síndrome postvacacional es un concepto que adquiere una mayor visibilidad cada año con motivo del regreso a la rutina. El final del periodo de descanso se percibe como un punto de inflexión en la agenda. ¿Cómo integrar la agradable sensación de un refugio de vacaciones en la propia casa? Decorar un rincón de relax en el salón es una propuesta en la que inspirarte.

5. Realizar pequeños arreglos

sofa-con-varios-asientos
Hemos comenzado el artículo haciendo referencia a la importancia de realizar un repaso general de la vivienda. Un repaso que puede poner el acento en el orden, pero también en la reparación de pequeños desperfectos que requieren de una solución.

De lo contrario, esos factores pueden estropearse todavía más con el paso del tiempo y, en ese caso, el arreglo requiere de una inversión más elevada.

6. Personalizar la decoración de la zona de estudio o de trabajo

espacio-con-libros-silla-y-mesa
El despacho adquiere una nueva vida en el hogar. Los objetivos profesionales de la última etapa del año motivan a quienes desean hacer realidad algunas metas pendientes. Por ello, con el regreso a la rutina también es positivo personalizar el look del espacio de concentración habitual para vestirlo con algunos detalles con valor emocional.

Algunos de los recuerdos del verano pueden actualizar el espacio. Selecciona varias fotografías de paisajes naturales para dar luz a las paredes.

¿Cuáles son tus objetivos de decoración para volver a la rutina con ilusión?

0/5 (0 Reviews)