La zona de estar está integrada por un mobiliario práctico y funcional. Las características de los muebles y la distribución elegida deben aportar el confort deseado. La mesa de centro, como indica el concepto, se sitúa en el corazón de este lugar. En torno a ella gira un espacio destinado al descanso y el ocio.

1. Con cajones

mesa-de-centro-con-varios-cajones
La mesa no solo se convierte en una superficie de apoyo para colocar algunos elementos decorativos. Muchos diseños ofrecen espacio de almacenaje para mantener el orden en el lugar. Una mesa con algunos cajones posee varios compartimentos que resultan muy prácticos en el día a día. Allí puedes guardar, por ejemplo, el mando de la televisión.

2. Una estructura doble

mesa-de-centro-doble
La mesa de centro puede presentarse en un formado doble para realzar su nivel de protagonismo en la zona. Dos diseños con una estructura idéntica, pero con medidas diferentes, forman una composición única. De este modo, ambos ingredientes mantienen su equilibrio, armonía y proporción en una composición que eleva el look del salón.

Las mesas de centro que combinan el cristal y el metal forman un bonito binomio. Una superficie transparente imprime un toque de ligereza al mueble.

3. Integrada en un universo repleto de formas geométricas

mesa-de-centro-redonda-en-el-salon
Un escenario puede describirse visualmente por la presencia de diferentes formas que imprimen diversos matices al lugar. Una mesa de centro redonda destaca visualmente con el mobiliario de líneas rectas de un salón con un estilo moderno o contemporáneo. Un contraste que se intensifica todavía más cuando el mueble está situado sobre una alfombra con un estampado geométrico que enmarca la zona de estar, donde se encuentran el sofá y las butacas.

4. Mesa redonda blanca y con una única pata en el centro

mesa-de-centro-blanca
¿Cómo encontrar una mesa de centro que renueve el espacio sin tener que modificar todo el entorno? Existen diseños que combinan perfectamente con estancias de estilos diferentes. Una mesa blanca, por ejemplo, posee un acabado muy luminoso. Y, además, la versatilidad realza la funcionalidad de un mueble básico pero esencial. El tono de la mesa de fusiona con el contexto. Una mesa redonda con una única pata en el centro tiene una estructura muy estilizada.

5. Mesa de centro plegable

mesa-de-centro-plegable
Es importante seleccionar los diseños adecuados para aprovechar el espacio disponible. Una mesa plegable es flexible y se adapta a las características de la superficie del salón. Un formato plegable es esencial para incrementar la organización en habitaciones pequeñas que mantienen la calidez deseada.

6. En madera

mesa-de-centro-en-madera
La madera en color claro es uno de los acabados más utilizados en los hogares. El protagonismo de este material va más allá del mobiliario, ya que también destaca, por ejemplo, en los revestimientos de las paredes. Un recurso que incrementa el confort térmico y el aislamiento acústico.

Pues bien, una mesa de centro que posee estas características es siempre un acierto decorativo. Un diseño que integra dos alturas diferentes mejora la organización. La parte baja del mueble puede utilizarse, por ejemplo, para colocar libros y revistas con un valor decorativo.

7. Diseños que realzan el protagonismo de las patas

mesa-de-centro-en-el-salon
Una mesa de centro es un mueble práctico. Algunos diseños destacan por las bonitas perspectivas geométricas que dibujan la forma de las patas. Modelos sencillos que presentan esta particularidad.

Por tanto, la zona de estar en el salón es una de las más importantes de la casa. El sofá es uno de los ingredientes más relevantes de la estancia. Un elemento que se complementa perfectamente con una mesa de centro que adquiere un gran protagonismo en el contexto.

0/5 (0 Reviews)