Los ojos son una parte muy importante de rostro. La piel que los rodea es especialmente sensible y más fina que la del resto de la cara, lo que hace que se note más rápidamente el paso del tiempo. Además, en esta zona se perciben también los síntomas de cansancio, que ponen más años, aparte de localizarse otros problemas como las bolsas y las ojeras. Por fortuna, los tratamientos avanzan y, hoy en día, hay soluciones para tener unos ojos más jóvenes.

Ojeras

Las infiltraciones con ácido hialurónico son una buena opción para acabar con las ojeras porque la piel se ve más gruesa en esa zona y el tono mucho más unificado. Además, con este tratamiento también se eliminan los signos de cansancio.

Bolsas

En aquellas personas que tienen bolsas en los ojos, la solución pasa por realizar una blefaroplastia. Es un tratamiento que, hoy en día, puede hacerse sin cirugía. En concreto, consiste en retraer la piel sobrante con un láser de plasma que, con su aplicación, provoca una quemadura controlada en la zona.

Arrugas

Para acabar con las arrugas en el contorno de los ojos o patas de gallo, los mejores tratamientos pasan por el bótox o los hilos tensores. La elección de uno u otro dependerá de las necesidades de cada persona.

ojos-jovenes

Remedio para todo

Además de estos tratamientos, también en casa se pueden proporcionar cuidados que ayudan a acabar o, por lo menos, reducir la visibilidad de ojeras, bolsas y arrugas. La clave está en utilizar los parches, que se han convertido en las nuevas mascarillas, pero para zonas específicas del rostro.

De este modo, cuando se emplean bajo los ojos, ayudan a reducir el cansancio, aparte de mejorar las patas de gallo, las ojeras y las bolsas. No obstante, estos beneficios pueden variar en función de los ingredientes que tenga el parche porque puede haber específicos para tratar cada uno de estos problemas.

0/5 (0 Reviews)