Los cuidados imprescindibles para unos pies perfectos

14

Lucir unos pies perfectos es complicado a veces porque la piel tiende a alterarse con frecuencia, sobre todo, en la parte de los talones con el cambio de zapatos, el roce de las zapatillas o la mayor exposición al aire libre cuando se lleva calzado abierto, entre otros posibles supuestos. Son situaciones ante las que hay que extremar las precauciones y los cuidados durante todo el año. Si este verano has podido lucir las sandalias, toma buena nota de estos consejos para empezar a cuidarlos y tenerlos perfectos para las próximas vacaciones.

Hidratación

Una de las principales claves es la hidratación, siendo necesario elegir aquellas que son específicas para los pies porque la piel de esta zona es más gruesa. Un motivo por el que estas cremas tienen que contener activos que son capaces de traspasar esta “barrera gruesa”.

Por este motivo, las cremas para pies suelen ser más untuosas y contener urea, aparte de algún ácido cosmético como el ácido salicílico, que ayuda a deshacer y atenuar las durezas.

Lima

Y, precisamente, para poder lucir unos pies sin durezas, es preciso utilizar una buena lima para ir eliminando todas esas pieles muertas que se van acumulando. Las opciones pasan por la clásica piedra pómez, las de cartón o las de acero. En este último caso, hay que fijarse en que no tenga dientes de sierra, aunque sean pequeños, porque casan microheridas.

pies
No obstante, es conveniente utilizar diferentes limas. De esta manera, las más gruesas son para las durezas de talones y metatarso o zona de las amohadillas, mientras que las de grano de 100/180 son para las áreas encallecidas de los dedos. La piedra pómez o las de exfoliante corporal son idóneas para la piel del empeine, talones y planta.

Otra clave para limar adecuadamente es empezar a hacerlo en seco porque permite un mayor control para no pasarse ni poner demasiada energía. Así se evitan dolores posteriores.

0/5 (0 Reviews)