El ácido hialurónico se ha convertido en uno de los componentes imprescindibles de los cosméticos para lucir un rostro sin arrugas. Pero este producto tiene muchas más ventajas para la piel, lo que ha contribuido a que sea esencial y clave en muchos productos de cosmética y tratamientos en los que ha sustituido al bótox al conseguir un resultado más natural. Pero, ¿cuáles son sus principales beneficios? Aquí te contamos los cinco que siempre debes tener presentes.

Las ventajas

Uno de los mayores beneficios del ácido hialurónico es la hidratación. La clave está en que ayuda a retener el agua, mejorando la hidratación de la epidermis tanto en las capas internas como externas. Esto hace a su vez que, además de combatir la deshidratación, se evite la tirantez y la sequedad.

El ácido hialurónico también estimula la producción de colágeno por parte del propio organismo, lo que contribuye a su vez a la actividad de los fibroblastos, que son las células que se encargan de producirlo. En consecuencia, ayuda a que la estructura de la piel esté más firme, además de tener más volumen.

Otro efecto es su poder para reducir las arrugas y líneas de expresión, que quizá sea el más conocido. Esto se debe a que la piel está mejor hidratada y también preserva unos mayores niveles de colágeno, que ayudan a recuperar el volumen perdido.

ácido-hialurónico
Cuando se habla de ácido hialurónico también hay que tener en cuenta que tiene beneficios antioxidantes, ya que se restringe la actividad de los radicales libres, que dañan las células y son responsables en gran parte de su envejecimiento.

Y, finalmente, otro de los beneficios del ácido hialurónico está relacionado con las pieles sensibles. Personas que padecen alguna enfermedad cutánea, como por ejemplo la rosácea, se pueden beneficiar de este ingrediente que también les ayuda en el proceso de regeneración. Además en las pieles sensibles, es más fundamental todavía al ser más propensas a la deshidratación.

0/5 (0 Reviews)