Una reconciliación puede marcar el inicio de una historia con mucho futuro. Pero quizá sea la confirmación definitiva de que ambos deben tomar caminos por separado.

1. El cambio no ha sido significativo y profundo

La situación actual guarda un gran paralelismo con el capítulo previo. No se ha producido un cambio significativo, a pesar de que sea tan deseado. La evolución no ha sido plena sino aparente.

2. Razones para romper después de una segunda oportunidad: no existe un compromiso mutuo

Las razones por las que uno decide volver a intentarlo después de una ruptura quizá no coincidan de forma plena con las del otro. Y cuando no existe una verdadera simetría en el vínculo se produce un desequilibrio. Así ocurre cuando uno está profundamente enamorado mientras que el otro se ha acomodado en la relación (porque teme la soledad).

3. Confirmación de que la historia no tiene futuro

Tal vez la pareja necesite un nuevo reencuentro para llegar a una conclusión definitiva en torno a su relación. Así ocurre cuando ambos tienen más datos para decidir que prefieren decirse adiós para siempre.

4. Con el amor no es suficiente

Estar enamorado y romper una historia de amor no son dos elementos incompatibles. Así ocurre cuando ambos comprueban que a pesar de sentir algo muy especial, no tienen un proyecto en común o no comparten una misma visión de la relación.

cinco-razones-para-romper-despues-de-una-segunda-oportunidad

5. La relación está estancada en el pasado

Puede ocurrir que los dos no hayan conseguido avanzar verdaderamente en la dirección del presente. Tal vez continúen tratando cuestiones del ayer o esperando retomar la relación en un tiempo al que ya no es posible volver. Cuando el deseo de amar y ser amado da lugar a la nostalgia permanente por aquello que fue y ya no es, tal vez sea el momento de decir adiós.

Cinco razones para romper después de una segunda oportunidad que pueden ayudarte a reflexionar sobre el tema si te encuentras en esta situación.


0/5 (0 Reviews)