A pesar de ser muy conocidas, las mascarillas faciales siguen siendo un producto de belleza que no es utilizado de forma habitual por las mujeres. Sin embargo, son imprescindibles y es importante integrarlas en las rutinas de cuidado facial para lucir una piel y un rostro perfecto. En el mercado, y también en las diferentes marcas de cosmética, hay varias opciones. Y, aunque la elección depende del cutis y sus necesidades específicas, hay varias de ellas que son imprescindibles.

Hidratación

Las mascarillas hidratantes que incorporan ingredientes como el ácido hialurónico o bien agua de uva, aceite de coco o aloe vera, son fundamentales para reforzar la barrera de la piel frente a agresiones externas. Esto hace que parezca que la dermis tiene un aspecto más jugoso.

Las que incorporan activos antiedad son otra buena opción. En este grupo se integran todas aquellas que contienen vitamina E para combatir las arrugas, vitamina C para aportar luminosidad y aportar efecto tensor y aceite de argán para una mayor nutrición.

Sin impurezas

Las mascarillas para limpiar la piel de impurezas como el exceso de sebo, entre otras, se deben tener igualmente en cuenta. En este grupo se incluyen todas aquellas que son détox o purificantes. Aunque son nombres que suelen sonar para uso exclusivo de pieles mixtas o grasas, no es así porque son ideales para una limpieza más profunda una vez a la semana. Además, en verano, pueden sustituir a las exfoliantes, que tienden a resecar más la piel.

mascarillas-faciales
Para conseguir una buena limpieza, y a modo orientativo, cabe tener en cuenta que las de arcilla figuran entre las mejores. Eso sí, hay que tener cuidado en su elección. Por ejemplo, las de arcilla verde están indicada para pieles mixtas o tendencia al acné, mientras que las de arcilla blanca o rosa tienen propiedades antiinflamatorias y descongestionantes por lo que están más indicadas para las pieles sensibles.

Ojos

Los ojos requieren un cuidado adicional. Para esta zona del rostro, la mejor opción son los parches para su contorno. Por ejemplo, los que son frescos o de hidrogel ayudan a combatir ojeras y bolsas.

0/5 (0 Reviews)