Limpiar la piel es especialmente importante con independencia de que se haya maquillado o no. Por la noche, al dormir, la dermis se regenera y, para ello, necesita estar bien limpia. Sin embargo, es un hábito que todavía cuesta a muchas personas que, en algunos casos, limitan la limpieza facial a la zona del rostro que se han maquillado –por ejemplo las pestañas-, o las ocasiones en las que se maquilla todo el rostro. Es un error que tiene graves consecuencias en belleza. ¿Qué sucede si no se limpia el rostro antes de ir a dormir? Estos son los efectos negativos.

Impurezas

Una de las primeras consecuencias de no limpiar la piel es la aparición de impurezas como poros más visibles, puntos negros e, incluso, las espinillas, que empiezan a asomarse en el cutis fruto de los cuidados incorrectos de la piel, ya que es necesario limpiarla para que la dermis respire y se pueda regenerar.

No limpiar la piel también favorece la aparición de arrugas. Mejor dicho, se acentúan, haciéndolas más visibles porque la falta de cuidados del cutis favorece la deshidratación de la dermis. Además, una piel cuando está limpia produce menos sustancias oxidantes, que son las que están detrás de la aparición de nuevas arrugas.

También la piel está menos luminosa al perderse hidratación y se tiende a inflamar el contorno de ojos, acentuándose a su vez las ojeras. Esto se produce porque el maquillaje en esta zona se acumula si no se elimina, al igual que la suciedad y toxinas.

limpieza-rostro
Además, con los ojos hay que tener especial cuidado porque pueden producirse otros efectos nocivos como su irritación porque los restos de maquillaje o la suciedad pueden entrar en los ojos.

En zonas concretas del rostro igualmente hay un impacto negativo. Por ejemplo, en relación a las pestañas, si no se limpian, se debilitan, favoreciendo que se rompan o caigan. En el caso de los labios, se resecan y tienden a agrietarse.

5/5 (1 Review)