las claves para realizar este tratamiento de belleza en casa

88

Algunos tratamientos que se realizan en los centros de estética, se van democratizando y ya no siempre es necesario hacerlos allí. También es posible seguirlos en casa. Es el caso de la vacumterapia. Un tratamiento que lleva ya desde hace unos años muy de moda por el bienestar que reporta, sobre todo, para mejorar los problemas de retención de líquidos y de grasas localizadas. Y, aunque siempre es conveniente que todo tratamiento sea aplicado por profesionales, de vez en cuando puedes hacerte una sesión en casa. ¿Cómo? Te contamos todas las claves para que lo realices bien y puedas aprovecharte de sus beneficios. La ventaja es que no es complicado.

 

Qué se necesita

Para hacer una sesión de vacumterapia en casa no se necesitan muchos utensilios. En concreto, es suficiente con un aceite anticelulítico y una mini copa o bien una ventosa. Y nada más.

Primer paso

Lo primero que debes hacer es aplicar el aceite sobre las zonas más conflictivas del cuerpo como los muslos, los glúteos y las caderas. Es mejor que lo extiendas sobre la piel húmeda.

Segundo paso

Una vez se ha terminado de aplicar el producto, el siguiente paso es utilizar la ventosa o copa mini. La clave está en ponerla sobre la piel y presionar por los laterales para que pueda hacer un efecto de succión.

vacumterapia
Esta colocación y presión se tiene que repetir varias veces con movimientos circulares en todas las zonas del cuerpo que quieras tratar y sobre las que previamente hayas aplicado el aceite.

Resultado

Tras haber finalizado la sesión de vacumterapia en casa, notarás que el sistema linfático está más activo. En consecuencia, se ha mejorado la circulación y se nota más ligereza y una menor retención de líquidos.

Este tratamiento ayuda también a romper las células grasas y a mejorar la celulitis. Aunque se nota enseguida su efecto, es conveniente realizar varias sesiones y de forma periódica para acabar realmente con esa grasa rebelde.

0/5 (0 Reviews)