Las paredes tienen tanta importancia en un espacio que pueden realzar el look de una estancia. Del mismo modo, existen errores decorativos que afectan a la estética del lugar.

1. Molduras decorativas en habitaciones con techos bajos

molduras-en-estancias-con-techos-altos
Las molduras aportan un toque clásico al paisaje interior del hogar. Añaden volumen y valor ornamental a la superficie de la pared. Una composición que está de moda y que, sin embargo, destaca todavía más en viviendas con techos muy altos. Cuando el relieve se percibe sobre un fondo oscuro en una habitación que no ofrece la perspectiva de la altura, puede llegar a empequeñecer visualmente el ambiente.

2. Colgar siempre los cuadros

laminas-en-el-suelo
Existen propuestas clásicas que siempre triunfan. Pero la decoración artística ofrece múltiples posibilidades que permiten incrementar la creatividad. Enmarcar y colgar los cuadros para que queden perfectamente fijados a la pared, es una experiencia habitual.

Pero también ganan protagonismo aquellas láminas, espejos y obras de arte que parecen situarse de forma casual en un entorno. Así ocurre cuando la obra a destacar está apoyada directamente sobre el suelo. Cuando el producto no queda fijado a un punto concreto, es fácil cambiarlo de sitio. Del mismo modo, una lámina puede formar una composición atractiva con un mueble bajo.

3. Olvidar la importancia del espacio vacío

lamparas-colgantes-en-dormitorio
La imagen de una representación artística cambia por completo en función del contexto en el que se sitúa. Cuando una obra muy importante está rodeada por otras muchas imágenes que se encuentran muy próximas, es difícil fijar la atención en un único punto. Quien observa esa composición también lleva su mirada a otros ángulos del plano que pueden distraerle del objetivo principal.

Existen piezas de decoración que tienen un mayor protagonismo. El propietario del inmueble realza la importancia de esas obras de una forma intencional. Uno de los errores frecuentes en la decoración de una pared es poner el acento en el deseo de querer vestirla con varios elementos. Recuerda que los huecos vacíos también son muy necesarios.

4. Recargar la pared

recargar-la-pared
Conviene encontrar el equilibrio para seleccionar las piezas que van a situarse sobre la superficie. En tiendas especializadas puedes encontrar una amplia selección de recursos decorativos. Busca, compara y selecciona aquellos complementos que combinen con el estilo de la vivienda.

Pero evita recargar la pared con un exceso de detalles que producen ruido visual y generan una sensación de peso. Ingredientes que conviene evitar, especialmente, en cuartos con pocos metros cuadrados. Cuando existe una excelente planificación, esta zona se integra perfectamente con el conjunto.

5. Colocar un espejo en un lugar que no muestra el mejor reflejo de la estancia

espejo-en-la-pared
Un espejo es un producto con unas características muy especiales. Cuando muestra un detalle bonito, de los elementos que se integran en el lugar, duplica la belleza de esa pieza. Sin embargo, cuando el reflejo muestra una posible imperfección, hace que se perciba con más nitidez.

Por ejemplo, cuando el espejo se encuentra en un cuarto de baño, en el que también se enmarca la lavadora, es importante que el complemento no muestre a través del mismo el diseño del electrodoméstico.

6. Falta de conexión con el mobiliario

mueble-blanco-con-espejo
La decoración de las paredes se integra en un proyecto decorativo en el que también son importantes otros aspectos. Estilo de la casa, tipo de muebles, metros cuadrados disponibles o forma de distribución.

Tal vez encuentres ideas de composiciones decorativas que, a pesar de encantarte, no se ajustan a las necesidades de tu vivienda. Cada hogar es único e irrepetible y, por ello, es importante buscar la conexión y la proporción entre el todo y las partes.

0/5 (0 Reviews)