La decoración de una oficina pequeña puede quedar condicionada por errores evitables que afectan de forma directa a la imagen final de la estancia. Un espacio profesional tiene una funcionalidad diferente a la del salón. Y, sin embargo, también debe ser cómodo y acogedor. ¿Cuáles son los errores que no embellecen el interior del despacho?

1. Renunciar a la estética y poner el foco principal en la practicidad

mesa-de-oficina-blanca-y-sillas-rosas
Una oficina pequeña debe ser práctica y adaptarse a las necesidades de la rutina profesional. Un espacio equipado con todo lo imprescindible para el desarrollo del trabajo diario, no tiene por qué renunciar a la estética que forma parte de la propia decoración. Y, sin embargo, cuando la limitación de metros cuadrados se convierte en el objetivo a superar, la belleza puede quedar en un segundo plano.

2. Muebles poco versátiles

muebles-con-ruedas-en-la-oficina
La rutina de trabajo es cambiante y, en consecuencia, las novedades también pueden reflejarse en el plano. La planificación de una oficina puede quedar abierta a posibles variaciones en función del contexto. Por ejemplo, los muebles con ruedas son especialmente prácticos para realizar una nueva distribución o facilitar la movilidad. Por ello, un error de decoración que conviene evitar es elegir un mobiliario que dibuja una imagen completamente estática de la oficina. Las cajoneras con ruedas, por ejemplo, son muy prácticas para acceder a la información.

3. Priorizar el ahorro en la compra de la silla de oficina

oficina-con-mesas-y-sillas
La decoración de un despacho grande o pequeño está alineada con la planificación de un presupuesto. ¿Cómo lograr el objetivo de ahorrar dinero en la compra del mobiliario y los complementos? Existe un error que es importante evitar. Priorizar el precio en la elección de productos que son esenciales para la salud. Un asiento cómodo incrementa el bienestar y el mantenimiento de una postura cuidada. Y puede ocurrir que un modelo no sea el más estético, pero sí el más práctico. En ese caso, es recomendable seleccionarlo.

4. Colores que empequeñecen visualmente el espacio

En la decoración de una oficina pequeña es importante descartar aquellos muebles que no tienen las medidas necesarias para ajustarse a las características del plano. Sin embargo, existe un ingrediente que influye de forma significativa en la percepción final de la estancia: el color. La belleza de un tono tal vez no muestre su mejor versión en un despacho mini. Así sucede cuando consigue empequeñecer la estancia todavía más y, por otra parte, afecta negativamente a la iluminación del lugar.

5. Recargar el escritorio con muchos adornos

decoracion-de-la-mesa-del-despacho

El escritorio es uno de los elementos más representativos del despacho. Y, más allá de su función práctica, ofrece muchas opciones a nivel decorativo. De hecho, puede personalizarse con detalles que tienen un valor emocional. Pero conviene encontrar el equilibrio para evitar que el exceso de adornos llegue a recargar el tablero de la mesa y el propio despacho en su totalidad. La falta de armonía se convierte en una fuente de ruido visual que produce incomodidad.

6. No tener un estilo propio

cuadernos-en-la-mesa
Un espacio profesional verdaderamente personal es aquel que muestra detalles del perfil que lo utiliza habitualmente. Y, sin embargo, una oficina pequeña puede reflejar un aspecto monótono y aburrido. Diseñar un entorno totalmente impersonal es uno de los fallos frecuentes en la actualidad. Para evitarlo, no solo es importante analizar las propiedades y fortalezas del espacio en sí mismo. También conviene alimentar el autoconocimiento para alinear la planificación del despacho con las preferencias y gustos personales.

Por tanto, la decoración de una oficina pequeña puede quedar condicionada por errores que son evitables. Los errores no solo afectan al plano de la estética, sino también a la comodidad.

0/5 (0 Reviews)