Una de las propuestas de decoración que triunfa en la cocina es añadir contrastes de color en el espacio. Por ejemplo, el blanco consigue dar luminosidad a un ambiente en el que predominan los tonos oscuros. Hoy compartimos una selección de ejemplos de inspiración para realzar la belleza a través de elementos opuestos.

1. Gris, blanco y verde

cocina-en-gris-blanco-y-verde
Un espacio que se nutre de la presencia de tres ingredientes principales encuentra su equilibrio a partir de la regla 60-30-10. De este modo, cada elemento tiene su lugar en el contexto. El primer número hace referencia al color que adquiere una mayor visibilidad en la estancia. El segundo crea un bonito contraste con el primero. Y el tercero aporta los matices finales. La decoración en gris, blanco y verde es un ejemplo de combinación que llama la atención por sus contrastes.

2. Negro y blanco

cocina-con-contrastes-en-blanco-y-negro
Es uno de los contrastes atemporales. El blanco y el negro combinan con otros muchos colores, pero forman el conjunto ideal cuando están juntos. Cuando se unen sobre el plano de una cocina reformada describen un interior elegante, sobrio y luminoso. El negro añade un mayor peso visual al mobiliario. El blanco, por el contrario, incrementa la sensación de ligereza. Y, en consecuencia, los dos tonos mantienen un bello equilibrio.

3. Cocina multicolor

cocina-multicolor-con-elementos-a-la-vista
Un espacio multicolor tiene mucha vida. Destaca por su amplia variedad de matices. Fusiona con acierto muchos colores. El ejemplo de la fotografía puede inspirarte. Es un espacio con un toque tradicional que destaca por mostrar elementos a la vista. Un tipo de decoración que añade un aire campestre al look de la estancia.

Está perfectamente organizada y equipada para facilitar el acceso a elementos de uso frecuente durante el cocinado. En un espacio multicolor conviene destacar un elemento principal, por ejemplo, el blanco o el beige. De este modo, la fórmula elegida no recarga el lugar.

4. Cocina en gris y beige

cocina-en-gris-y-beige
En ocasiones, el propietario del inmueble siente una preferencia por el binomio blanco y negro. Pero prefiere explorar otras alternativas que mantengan su misma esencia. El gris y el beige es otra opción a tener en cuenta. El segundo reduce el peso visual del primero y, además, incrementa la luminosidad en el conjunto.

Y forman un look atemporal que siempre marca tendencia. No importa que pase el tiempo y deje su huella en el espacio. Ese lugar siempre seguirá mostrando su mejor versión en el hogar.

5. Negro, blanco y gris

cocina-en-negro-blanco-y-gris
Una cocina bonita no solo muestra una combinación de colores en contraste. También posee un estilo propio que da personalidad al conjunto. El ejemplo de la fotografía que puedes ver en el post muestra un espacio con un diseño lujoso.

6. Marrón, gris, negro y blanco

cocina-en-marron-gris-negro-y-blanco
El blanco es uno de los tonos utilizados en la reforma de la cocina. La madera, por su parte, también está presente en muchos espacios. Es un material que refleja acabados muy variados. En el interior de la fotografía que puedes ver en el post muestra un aspecto oscuro sobre el mobiliario.

Y, en consecuencia, posee un mayor peso visual que aquellos detalles que están realizados en madera clara. Otros tonos oscuros como el negro y el gris encuentran el equilibrio definitivo por medio del contraste con el blanco que realza la luminosidad del conjunto.

6. Azul y blanco

cocina-en-blanco-y-azul
¿Cómo crear una atmósfera muy relajante y apetecible en la cocina? Existe un binomio que, además de lograr un contraste visual, proporciona un efecto de tranquilidad. El blanco y el azul embellecen una estancia que se transforma en el núcleo de la vida cotidiana en el hogar.

Las cocinas con contraste de color están de moda hoy en día. Y esta selección de ideas puede inspirarte en una reforma.

0/5 (0 Reviews)