Convierten la Lego NES en una consola real

25

Convertir la Lego NES en una consola real para disfrutar de los mejores clásicos de la popular 8 bits de Nintendo puede ser uno de los mejores proyectos DIY que veamos en mucho tiempo. Es cierto que no será el más económico, pero si te consideras fan de Nintendo seguro que te encanta.

Qué es Lego NES

Lego NES

Cuando se lanzó la Lego NES muchos usuarios no tuvieron claro de primeras qué era realmente aquello que estaban viendo. ¿La compañía detrás de Super Mario se aliaba con la de los famosos bloques de construcción para lanzar una nueva versión de su NES Mini? Pues no, no era una consola real hecha a base de piezas de Lego.

La Lego NES que se presentó no hace mucho no es otra cosa que una maqueta muy especial de la popular consola de 8 bits de Nintendo. En primer lugar porque no le falta ni un detalle. Y es que no sólo ofrece un gran realismo la propia consola, también el mando e incluso el televisor de tubo con el que hubieses jugado cuando se lanzó. Eso sí, en su interior no hay nada de electrónica.

Lo que sí ofrece esta réplica es la posibilidad de jugar  de un modo analógico a la primera fase del primer mundo de Mario. Para ello has de girar una manivela colocada en un lateral del televisor que acciona el mecanismo interior del TV. Así, si además le sumas la figura de Mario que incluye el pack inicial de Lego Super Mario podrás ver cómo interactúa.

Convirtiendo la Lego NES en una consola real

Las más de 2.600 piezas de este set de Lego dan para mucho como has podido ver ahora o viste en su momento cuando se anunció. Pero seguro que al igual que muchos otros pensaste que se trataría de una consola real. Una similar a la NES Mini, pero a base de piezas de Lego.

Pues bien, si tienes un poco de maña, paciencia y no te importa realizar un poco de inversión adicional, podrías hacer como en Input y fabricarte tu propia Lego NES real. Es decir, una consola donde no sólo podrás jugar a los juegos más populares de la 8 bit, también hacer en ese televisor de tuvo. Para ello lo que necesitarías sería lo siguiente:

  • Lego NES
  • Consola NES Mini o una Raspeberry Pi en su defecto
  • Monitor HDMI externo

En este caso concreto, que puede servir simplemente de inspiración, se ha usado un monitor de 8 pulgadas con una característica muy particular. Y es que esta pantalla ofrece una relación de aspecto 4:3, idéntica a la de los televisores de tubo. Gracias a ello la imagen en pantalla no tendrá franjas negras, encajará muy bien en la maqueta de Lego y la experiencia será mucho más realista.

Para su construcción, como puedes ver en el vídeo, se ha quitando gran parte de todo lo que va dentro del set de Lego original. Así, básicamente te quedas con la estructura, por lo que el resto de piezas o las dejas montada por si algún día decides sacar todo de ahí o las usan los pequeños para jugar. Y al igual con la consola, aunque ahí según uses una NES Mini o una Raspberry Pi te pueden sobrar más o menos.

Así, con todo esto, el proceso no es muy complejo realmente y con un poco que paciencia cualquiera puede llevarlo a cabo. El único punto negativo es que no resulta barato que digamos. El set de Lego cuesta 229 euros, una NES Mini cuesta 59 euros y junto al monitor todo se va por encima de los 300 euros. Pero bueno, si eres un fan de Nintendo seguro que te gusta y puede que hasta merezca la pena. Aunque si buscas algo más económico, echa un vistazo a estas carcasas de consolas para Raspberry Pi que seguro también te atraen.

0/5 (0 Reviews)