Tarde o temprano siempre tenemos que recurrir a la pintura. Eso a menos que decidamos apostar por el papel pintado. Lo de pintar las distintas estancias de nuestro hogar es algo que nos suele resultar bastante familiar, así que puestos a hacerlo cada «x» tiempo con el objetivo de que las paredes y el techo estén perfectos, te recomiendo que tomes nota de los consejos que compartimos a continuación.

Confía en profesionales

Aunque vamos a compartir contigo algunos trucos para pintar de la mejor forma posible, también queremos que tengas en mente la opción de contratar los servicios de profesionales para obtener resultados excelentes. Si quieres obtener los mejores presupuestos de pintores que vivan en tu zona.

Compra todo el material que sea necesario

A la hora de pintar es muy importante que no escatimes dinero en la compra de herramientas y accesorios que harán que todo el proceso sea mucho más sencillo y que el resultado obtenido te convenza. Por ello, recuerda hacerte con cinta de carrocero, rodillos, pintura de calidad, plásticos y papel kraft para proteger el suelo y los muebles… Trata de no quedarte corto, ya que eso de tener que visitar la tienda de turno cuando estás en medio de la faena no es nada agradable.

Prepara la superficie

Cuando ya lo tengas todo, lo que puedes hacer es preparar la superficie sobre la que pintarás limpiándola y eliminando los restos de polvo que pueda haber en paredes y techos. De esta forma la pintura se podrá adherir como es debido. Además, piensa que es un buen momento para solucionar problemas como por ejemplo los provocados por grietas y humedades. Eso sí, son problemas que no se suelen solucionar al momento, así que esto es algo que deberías llevar a cabo con cierta antelación para no posponer el día de pintar.

pareja-pintando

Pinta en días propicios para hacerlo

Puede parecer una tontería, pero no todos los días son igual de buenos para pintar. Los días excesivamente calurosos o fríos no son nada recomendables, por lo que la época del año ideal para ponerse a pintar es la primavera, que es cuando las temperaturas suelen ser más suaves.

La brocha antes del rodillo

Los resultados saltan a la vista. Este consejo tiene que ver con el orden por el que deberías pintar una habitación. Debes empezar por las esquinas y por aquellos bordes en los que el rodillo no puede acceder con facilidad. Vas pintando con la brocha y sin dejar que pase demasiado tiempo tratas de repasar la zona con un rodillo pequeño. Si no es posible, lo más importante de todo es que siempre pintes con la brocha hacia la misma dirección y que trates de colocar la pintura de la forma más uniforme posible, evitando que se vean diferencias significativas entre lo pintado con brocha y lo pintado con rodillo.

Ten paciencia

Si bien es cierto que hay pinturas que no necesitan de una segunda capa, lo más probable es que tengas que recurrir a ella, especialmente si quieres pintar con un color claro sobre uno más oscuro. Por ello, debes cargarte de paciencia y esperar a que la pintura se seque para darle otra capa. Los tiempos de secado siempre vienen indicados por el fabricante de la pintura, si bien es cierto que las condiciones climatológicas también pueden influir en ese sentido.

0/5 (0 Reviews)