El cuarto de baño es una de las estancias del hogar a la que más atención prestamos. No es de extrañar, ya que es importante sentirse cómodo y tenerlo todo bien organizado con el objetivo de cumplir tareas tan importantes en el día a día como por ejemplo la de ducharse.

En ese sentido, hay que decir que todo cobra relevancia, desde los muebles de baño hasta el espejo en el que nos miramos todos los días desde que nos levantamos para lavarnos la cara hasta que nos limpiamos los dientes antes de ir a dormir. Por ello, te recomiendo tener en cuenta una serie de consejos como los que comparto a continuación, con los que te será más fácil de lo que crees tener el cuarto de baño ideal con el que siempre habías soñado.

Muebles bonitos y funcionales

De poco sirve tener muebles que destacan por su diseño si no son capaces de ofrecernos todo aquello que necesitamos a nivel funcional y de almacenaje. Por ello, piensa en lo que verdaderamente necesitas y ten en cuenta detalles como el de comprar muebles que vengan con armarios y cajones en los que guardar productos de belleza, perfumes, planchas del pelo, secadores…

bano

Mamparas con las que ganar espacio visual

Las mamparas de ducha son una gran opción, sobre todo si son transparentes y nos permiten beneficiarnos de una amplitud visual que siempre se agradece en un cuarto de baño, más que nada porque no suele ser una estancia especialmente grande si la comparamos con otras de nuestro hogar. En ese sentido, te recomiendo que eches un vistazo al amplio catálogo de mamparas que encontrarás en Decorabaño.

Materiales que resisten

Hablar de un baño implica hablar de «problemas» como por ejemplo el de la humedad. Para que algo así no te frene, lo mejor que puedes hacer es apostar por materiales que son resistentes al agua y que no tienen problemas de humedades. En ese sentido, uno de los que más solemos recomendar es el microcemento, ya que es antideslizante e impermeable.

Tecnología al poder del cuarto de baño

Sí, la tecnología no solo está presente en estancias como el salón, donde estamos acostumbrados a ver grandes pantallas de televisión y equipos de audio espectaculares. También podemos encontrarla en los muebles de baño, en los espejos, en las luces LED y hasta en el inodoro. ¿El objetivo? No solo hacernos la vida más sencilla, sino también ahorrar agua y energía. Lo que no te permite ahorrar pero viene muy bien es el suelo radiante, que te concede el placer de andar descalzo y con los pies calientes sea cual sea la época del año en la que te encuentres.

Cabinas de ducha en modo spa

El baño es para relajarse, para recuperarse después de una dura jornada de trabajo. Por ello, no solo cuentan las duchas rápidas que uno se suele dar en el día a día, sino que a veces también hay que darse el capricho de una ducha relajada en modo spa. Para ello, nada mejor que una cabina de ducha con chorros de todo tipo que relajan tus músculos. Salud y belleza pueden ir de la mano en tu beneficio.

0/5 (0 Reviews)