El verano es esa época del año en la que algunos propietarios deciden realizar una inversión significativa en tareas y proyectos que repercuten en el cuidado y mantenimiento del hogar. Hoy compartimos ocho ejemplos de procesos clave que rejuvenecen el entorno e influyen positivamente en su estado de conservación.

1. Remodelar la cocina para mejorar el mantenimiento del hogar

reforma-de-la-cocina
Es una de las obras solicitadas durante las vacaciones. Un cambio que representa un punto de inflexión en una estancia fundamental del hogar. La actualización de la cocina, además, no solo puede centrarse en la perspectiva estética, sino también en la distribución del espacio. La organización puede alinearse con nuevas necesidades o con el estilo de vida reciente.

2. Pintar las paredes de casa para que se conserve en buen estado

pintar-las-paredes
Pintar las paredes es otra de las tareas esenciales en el mantenimiento y conservación del interior de los edificios. Esta superficie, al igual que otras partes de la vivienda, requieren de un buen seguimiento. Además, es un cambio muy decorativo puesto que, en caso de elegir un nuevo tono para enmarcar una o varias estancias, el color seleccionado transforma directamente el contexto.

3. Quitar el polvo de los techos

decoracion-de-salon-muy-luminoso
Una vivienda refleja diferentes perspectivas. La suma de todas ellas muestra una mirada holística. Pero es habitual que algunos puntos pasen más desapercibidos en el día a día como, por ejemplo, los techos. Mientras que el cuidado del suelo está muy presente en los hogares, conviene no perder de vista que la suciedad y el polvo también pueden depositarse en lo alto de una estancia.

4. Rehabilitación de la fachada

rehabilitacion-de-la-fachada
La fachada enmarca la presentación exterior de una vivienda desde el punto de vista estético. Su estructura, diseño y materiales se perciben directamente a pie de calle. Por su propia ubicación, esta parte del inmueble también está en contacto permanente con distintas variables: la lluvia, la nieve, la contaminación, las variaciones de temperatura… En la actualidad, la rehabilitación de las fachadas también pone el acento en la eficiencia energética.

5. Mantenimiento de balcones y terrazas

balcon
Cuando un hogar tiene un balcón o una terraza, este espacio exterior añade muchas ventajas. Refuerza la conexión con el entorno, proporciona una agradable perspectiva del escenario próximo, lleva la luz natural hasta el interior… Pero conviene no olvidar que balcones y terrazas también requieren de un buen seguimiento a largo plazo puesto que, por ejemplo, son zonas en las que conviene implementar medidas preventivas para evitar la aparición de humedades. Del mismo modo, es importante comprobar que la barandilla se encuentra en buen estado.

6. Remodelar el baño para mejorar el mantenimiento de la vivienda

bano-nuevo-con-banera
Al igual que ocurre con la remodelacion de la cocina, la actualización del baño rejuvenece directamente la vivienda. Es una estancia que experimenta el desgaste del paso del tiempo. Por ello, un proceso de remodelacion incide positivamente en el estado de conservación del cuarto desde una perspectiva general (más allá del aspecto estético).

7. Reparar el tejado para mejorar el mantenimiento de la vivienda

reparacion-del-tejado
La fachada es una de las partes más importantes de un edificio. El tejado es otro punto clave en el inmueble. Por ello, la reparación del mismo protege el interior del hogar frente al riesgo de posibles humedades. Las tareas de mantenimiento en un edificio pueden abordarse desde un enfoque preventivo, en algunas ocasiones, y correctivo en otras. Las diferentes gestiones pueden planificarse de manera paulatina con un presupuesto realista.

8. Mejorar la seguridad del hogar

fachada-de-edificio-con-ventanas
Existen algunos cambios que se perciben a nivel estético y, por otra parte, mejoran el nivel de seguridad en el interior de la vivienda. La renovación de puertas y ventanas puede producir este efecto.