La improvisación también forma parte del proceso de decoración, de hecho, añade dosis de espontaneidad al proyecto. Pero la base principal reside en una óptima planificación.

1. Definir las funcionalidades de cada estancia

Una casa está integrada por habitaciones diferentes. Cada una de ellas tiene un uso práctico. Además, algunas estancias pueden ser multifuncionales. Por ejemplo, el salón puede integrar una zona de estar, un comedor, un lugar de juegos y un pequeño espacio de trabajo. Analiza el conjunto de la vivienda para poner en relación cada lugar con los momentos de la rutina cotidiana.

2. Análisis de necesidades y estilo de vida

decoracion-de-cocina-en-tonos-oscuros
La estética de un espacio no solo transmite una primera impresión, sino que ofrece información de las personas que viven en el inmueble. El estilo de vida influye de forma directa en la planificación de un universo que se adapta a las necesidades y expectativas de la familia.

Estudiar el espacio para realzar su potencialidad es un propósito positivo. Pero la decoración también invita a la introspección y el autoconocimiento. De este modo, la decoración propicia la búsqueda de la felicidad durante el tiempo en casa.

3. Espacio ocupado y espacio vacío

dormitorio-decorado
Una habitación muestra un perfecto equilibrio entre ambos ingredientes. Cuando eliges la mejor perspectiva para situar un cuadro en la pared, ten en cuenta que aquello que se encuentra alrededor del marco, influye en la imagen final de la pintura. Si quieres que la obra sea un punto focal que centre todas las miradas, destaca la obra sobre un fondo blanco. El espacio vacío alrededor de la misma realza todavía más la belleza de la creación.

Este es un ejemplo que puede inspirarte para mantener el equilibrio entre aquello que está ocupado y el entorno que queda libre. Planifica las zonas de paso porque un lugar tiene que ser cómodo.

4. Comodidad

decoracion-en-tonos-claros
El  criterio estético está muy presente en la decoración de un espacio. Pero una imagen cuidada siempre debe estar vinculada con el confort que aporta un escenario práctico y seguro. En caso contrario, cuando un elemento decorativo genera algún tipo de incomodidad, este hecho influye de forma directa en la experiencia que aporta ese lugar. En consecuencia, la ergonomía es imprescindible en el salón, en la cocina, en el despacho y en el dormitorio.

5. Amplitud y luminosidad

sofa-y-mesa-de-comedor
La planificación de un lugar es clave para realzar la mejor versión de la superficie disponible en el plano. La creatividad transforma una habitación pequeña y hace que parezca más grande. Existen algunos factores que influyen en el resultado final. La iluminación es uno de ellos. Por este motivo, la posición de las ventanas es uno de los aspectos que conviene considerar para estructurar el entorno y la distribución del mobiliario. Pero, además, también es posible iluminar el dormitorio o el salón desde el interior.

Los colores utilizados en la composición del lugar producen un efecto visual. Los muebles en madera clara, que son tendencia hoy en día, transmiten ligereza y armonía. Por el contrario, los armarios oscuros tienen una mayor presencia. Y pueden empequeñecer visualmente un cuarto pequeño.

6. Aprovecha los rincones vacíos

decoracion-en-blanco-y-azul
A veces, algunos detalles pasan más desapercibidos en el proceso de decoración. Y, sin embargo, un lugar se llena de vida con cambios muy sencillos. Así ocurre cuando decoras una esquina con un mueble rinconero que pone el acento visual en esa perspectiva. El centro de la estancia es importante. Pero no pierdas de vista otros puntos que influyen de forma directa en la percepción del contexto.

Disfruta del proceso de planificar la decoración del hogar porque es un proyecto que eleva la felicidad.

0/5 (0 Reviews)