Solemos pensar que al alquilar una vivienda no lo decoramos con la misma pasión que si el piso fuera de propiedad. Sin embargo, eso no es así o no debería ser así, ya que lo importante es sentirse a gusto en casa, y para ello no hay nada como recurrir a la decoración sin importar cuánto tiempo vayamos a estar en nuestra actual vivienda.

A continuación vamos a compartir contigo una serie de consejos con los que podrás tener un piso de alquiler perfectamente decorado. ¿Te apetece conocerlos?

Presupuesto

Lo primero que deberías hacer es fijar un presupuesto para saber hasta cuánto estás dispuesto a invertir en la decoración del piso de alquiler. En ese sentido, es bueno que sepas diferenciar entre elementos decorativos de poca inversión y elementos decorativos de gran inversión. Con estos últimos hay que tener bastante cuidado, ya que si tienes pensado cambiar de piso a corto o medio plazo es probable que te arrepientas de tus compras. ¿Un ejemplo? Un sofá esquinero comprado pensando en la vivienda de alquiler que no encaja bien en tu futura casa.

Reformas

Como buen arrendatario que debes ser, si tienes pensado llevar a cabo una reforma lo más probable es que tengas que ponerte en contacto con el arrendador para que apruebe los cambios que quieras llevar a cabo. A nivel decorativo las restricciones suelen ser mínimas, pero cuando se trata de modificar la estructura de un piso tirando algún tabique o rediseñando la distribución las cosas hay que notificarlas. Además, en ese sentido hay que decir que las reformas suelen ser poco recomendables para arrendatarios que pretenden estar pocos años en esa vivienda, a no ser que se llegue a un acuerdo con el casero para que se haga cargo de gran parte de los gastos de la reforma.

casa-alquiler

Estilo decorativo

Siéntete libre para elegir el estilo decorativo que más te gusta. Tienes que sentirte bien en tu nueva casa, así que sueña con todo aquello que siempre habías querido tener y hazte con lo que tu presupuesto te permita. Nórdico, industrial, natural, bohemio… Hay muchos estilos entre los que elegir, solo es cuestión de tenerlo claro y poner en marcha la maquinaria imaginativa.

Pinta las paredes y el techo

Algo que siempre se recomienda al acceder a un piso de alquiler es pintar tanto las paredes como el techo. Elige los colores que más te gusten, siendo los tonos claros los que mejor resultado suelen ofrecer por cuestiones relacionadas con la sensación de amplitud, la luminosidad o la limpieza. Eso sí, no te cortes a la hora de jugar con los contrastes y piensa que los distintos elementos decorativos son los que pueden añadir un toque de color a tu piso de alquiler.

Decora con plantas y flores

Si quieres acertar decorando todas y cada una de las estancias del hogar en el que estás viviendo de alquiler, que sepas que no hay nada mejor que apostar por las plantas y las flores. Con ellas puedes llenar de vida cualquier rincón, aportando frescura en verano y calidez en invierno en función de tu elección. Eso sí, si tienes poco tiempo para cuidarlas y te consideras un tanto torpe en las tareas de manutención, lo mejor que puedes hacer es decantarte por las plantas artificiales, que están cada vez más de moda y pueden llegar a ser muy realistas.

0/5 (0 Reviews)