La oficina es un espacio profesional que, con frecuencia, se encuentra en el propio hogar. Optimizar los metros cuadrados del despacho es clave para aprovechar de forma eficiente la superficie disponible en la habitación. Hoy te damos siete consejos para decorar oficinas pequeñas y acogedoras.

1. Escritorio para ordenador

escritorio-para-ordenador
La mesa es uno de los muebles más importantes en dicho espacio. Encontrarás una amplia selección de diseños disponibles, por ello, elige una mesa sencilla con un formato ergonómico. Un diseño que permite ajustar la altura resulta especialmente práctico. Algunas mesas incorporan espacio de almacenaje al contar con cajones y estantes incorporados.

2. Organizador de escritorio para mantener el orden

organizador-de-escritorio
El orden es uno de los aspectos que conviene cuidar en un despacho pequeño. Existen herramientas prácticas que facilitan el cumplimiento de este objetivo. Los organizadores de escritorio son básicos y funcionales para tener en un mismo lugar aquellos elementos que utilizas habitualmente en la jornada laboral.

De este modo, no tienes que levantarte constantemente de la silla para buscar cada cosa. Un organizador de escritorio es, además, muy estético. No solo cumple un propósito práctico, sino que, además, destaca visualmente en el espacio.

3. Decora la pared que está delante del escritorio

pared-blanca-con-molduras

En ocasiones, el escritorio conecta con las vistas de una ventana que crea una continuidad entre el interior y el entorno. Conviene cuidar todos los detalles para decorar una oficina pequeña. ¿Cómo decorar la pared que se sitúa delante de la mesa?

Existen distintas fórmulas que puedes utilizas. Por ejemplo, crea un panel de inspiración que te ayude a visualizar los objetivos que quieres lograr. Elige un cuadro con un paisaje de naturaleza para crear una atmósfera relajante. Deja que la belleza de una pared con molduras decore por sí misma. El papel pintado es otro recurso que puedes tener en cuenta.

4. En blanco: realza la armonía en la estancia

pared-en-blanco
Elige una combinación de colores que realce la amplitud en un despacho pequeño. El blanco aporta claridad, calidez y, además, hace que un lugar parezca mayor de lo que es. Puedes combinarlo con una amplia variedad de matices. Una silla en un color llamativo, por ejemplo, contrasta todavía más sobre un fondo claro.

Una composición formada por blanco y madera clara resulta especialmente elegante. Ambos ingredientes transmiten una agradable sensación de ligereza visual. En una oficina mini es recomendable evitar aquellos muebles de gran volumen y materiales oscuros que parecen más pesados.

5. Personaliza la decoración del despacho con los detalles

silla-de-escritorio
El lugar de trabajo no debe percibirse como un entorno impersonal, ya que eres más feliz cuando trabajas en un espacio con el que te sientes identificado. Los detalles significativos alimentan las emociones agradables.

Puedes añadir algún detalle sentimental, por ejemplo, una fotografía familiar. Pero la personalización del espacio va más allá de este aspecto. Decora el espacio a tu gusto, ten en cuenta tus expectativas y necesidades. Por ejemplo, destaca uno de tus colores preferidos.

6. Detalles naturales: flores y plantas

silla-de-escritorio-azul
Es importante que realces la sencillez para decorar un despacho pequeño que tiene todo lo necesario, pero prescinde de lo que es secundario. Las flores y plantas añaden un toque de frescura al lugar, crean una agradable sensación de bienestar porque influyen positivamente en el estado de ánimo. Por tanto, la ornamentación floral es clave para realzar la estética del lugar y la felicidad personal.

Los consejos de decoración descritos en este artículo pueden ayudarte a crear un espacio de trabajo cómodo en casa, incluso, cuando el despacho se sitúa en una estancia multifuncional. En ese caso, prepara un rincón práctico para concentrarte en la realización de tareas y proyectos.

0/5 (0 Reviews)