Los senos son una parte del cuerpo de la mujer que tiene una piel más sensible y fina. Además, con los cambios hormonales, el embarazo… se va produciendo de forma progresiva una pérdida de firmeza. Mantener un pecho bonito, y también en su sitio, requiere de una serie de cuidados y, como en todo, mucha constancia con el fin de conseguir que sea la propia piel su sostén. Pero esto no pasa por eliminar la ropa interior. Todo lo contrario, es conveniente emplearla, pero eligiéndola bien. Y, desde el punto de la belleza, ¿qué se puede hacer? Aquí te contamos algunos trucos.

Cuidados

La exfoliación es un paso clave en el cuidado de los senos. Es importante hacerla una vez a la semana, aunque en verano puede ser necesario aumentar la periodicidad para regenerar los tejidos y aliviar la sequedad de la piel por la exposición al sol y aire libre.

La ducha es un buen momento para realizarla, empleando siempre geles exfoliantes suaves. La aplicación siempre debe hacerse con los dedos y con ligeros movimientos circulares. Es vital no frotar para evitar daños en la piel y favorecer la flacidez. No hay que olvidarse de aclarar muy bien.

La hidratación es el segundo paso del ritual de belleza para el pecho. Se pueden emplear cremas o aceites que se recomienda aplicar con masajes circulares y suaves desde la base del pecho hasta el cuello, evitando el pezón y dibujando ocho alrededor de los pechos. Así se consiguen mejores resultados.

pechos
Dentro de los productos, cabe destacar las bondades de los aceites antiestrías porque con ellos se evita que la piel se desgarre, así como las reafirmantes para luchar contra la flacidez. Si se opta por productos naturales, el aceite vegetal bellis perennis y el de fenogreco son excelentes tensores.

Y, si se exponen al sol, aunque solo sea una parte porque se lleva una camiseta escotada, siempre se debe aplicar protector solar. En caso, contrario, se produce un efecto de adelgazamiento, se arruga la zona y aparecen las manchas.

Frío mejor que calor

Y no hay que olvidarse tampoco de aplicar frío. Es realmente efectivo dar un masaje de agua muy fría durante 40 segundos tras la ducha para tonificar, tensar y moldear el pecho. Otra forma de aplicarlo es guardando las cremas en la nevera.

5/5 (1 Review)