A la mayoría de las personas le gusta lucir una cabellera abundante y hermosa, y para eso la someten a diversos tratamientos. Lo que pasa es que muchos olvidan o no saben cómo proteger el cabello del sol. Y es que, aunque el cabello no sufre quemaduras solares como la piel, los rayos ultravioleta (UV) del sol sí que lo dañan.

Específicamente la luz solar aclara el cabello y debilita su estructura de queratina, el calor generado por esta radiación lo deshidrata, los UV lo debilitan y causan que pierda suavidad, se reseque y se vuelva más quebradizo. Es por eso que si quieres mantener una melena sana e hidratada es recomendable seguir una serie de consejos.

Para ayudarte en este empeño, lee con atención las siguientes medidas para que sepas cómo proteger el pelo del sol y continúes presumiendo de tus cabellos.

Evita el horario más intenso de radiación solar

La mejor medida sobre cómo proteger el pelo de los rayos del sol es evitar exponerlo en exceso durante las horas más intensas. Estas por lo general se dan entre las doce y las tres de la tarde.

Aunque evitar la exposición puede ser complicado en el período de nuestras vacaciones porque preferimos pasear, hacer actividades al aire libre, ir a la playa, etc. Por este motivo, es necesario tomar otras precauciones y cuidados para el pelo. Ten en cuenta, además, que a pesar de que los cabellos no se queman al sol, la piel debajo sí puede sufrir quemaduras.

Cubre tu cabeza

Ya que no puedes evitar salir en el horario de sol más intenso, entonces utiliza sombreros, pañuelos o turbantes para cubrirte. Es una buena manera de proteger el pelo del sol en aquellos lugares donde este es protagonista.

El mejor filtro de protección es un sombrero, y si es de ala ancha mejor. Para mayor protección puedes llevarlo entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde.

Otra manera de protección es, si tienes el cabello largo, hacer una trenza o un moño. Así, la mayor parte de la superficie capilar queda protegida, y antes hacerlo puedes poner crema hidratante en tus manos.

Piensa que la cabeza es la zona del cuerpo que primero se calienta y sufre, por lo que el cuero cabelludo es propenso a quemarse y dañarse con facilidad.

Cremas de protección solar

La mayoría de las marcas de cosméticos tienen en su catálogo productos específicos para el cabello con filtros solares minerales. Eso sí, un hándicap a tener en cuenta es que pueden dejar una pátina grisácea.

Sin embargo, los productos para cabello con protección solar, como cremas, geles y sprays, son fundamentales para mantener el pelo sano. Antes de salir de casa o cuando llegues a la playa, piscina o parque, aplica unas gotas del producto esparciéndolo por toda la melena. Procurando cubrir las áreas de la raíz y las puntas.

Si vas a pasar mucho tiempo exponiéndote al sol, es necesario que untes el producto con cierta frecuencia para que no pierda su efecto protector. También aplica algún aceite solar al menos una vez a la semana, dejándolo actuar toda la noche. Realizar esta acción fortalecerá el pelo y volviéndolo más resistente a la exposición al sol.

Tratamiento post exposición solar

La sobreexposición al sol también afecta al color de tu cabello, pues sin importar si es natural, teñido o con mechas, desgasta sus pigmentos. Así que tras una exposición severa al cabello le viene bien una mascarilla o un aceite capilar para conservar su color y vigor.

Lo que es necesario que no sea aceite puro, ya que para eliminarlo habría que lavar el pelo varias veces y esto provocaría que los beneficios se pierdan. Lo mejor es buscar una mascarilla ecológica que no engrase en exceso, preferentemente con aceite de argán.

Puedes utilizar también champús y acondicionadores que incluyen nutrientes y filtro UV. Estos se convertirán en tus mejores aliados luego de un día de luz solar intenso para mantener intacto el tono y brillo de todos tus mechones.

En el caso de que en alguna ocasión no te protegiste lo suficiente y el cuero cabelludo muestra daños o enrojecimiento, emplea un gel de áloe vera o agua termal en spray. Esto ayudará a reparar el daño o al menos que la piel debajo del pelo se calme más rápido.

Mientras dure el estado de irritación, evita el utilizar de otros productos para el cabello, pues pueden agravar la situación. Además, en los siguientes días, lo más imprescindible es que te mantengas lejos del sol.

Elimina las partes dañadas

Por mucho que lo cuidemos antes, durante y después, es inevitable que sufra algún daño con el tiempo. Así que una vez detectado, toca sanear tu pelo cortando las puntas para que tenga un mejor aspecto.

También emplea un tratamiento reparador de puntas para impedir que se rompan con facilidad y se abra la fibra capilar. Es un consejo que te recomiendo seguir con cierta frecuencia.

Lo que comes también influye

Algo que muchos dejan pasar y que, sin embargo, es un elemento que siempre influye en la salud, el bienestar y la belleza, es una correcta alimentación. En el caso específico sobre cómo proteger el cabello del sol, ingerir alimentos ricos en vitamina C y E, así como beta-carotenos es muy provechoso.

Los alimentos de este tipo nos ayudan a fortalecer y proteger el pelo contra un sol intenso. Otro aspecto que no puedes olvidar es el de beber el agua suficiente todos los días, así tu cabello se mantendrá hidratado, sano y bonito.

Como puedes ver, el pelo también necesita protecciones contra la radiación solar para lucir joven, cuidado y brillante. Por suerte para ti, los consejos que te hemos dado de cómo proteger el pelo del sol son bastante sencillos y asequibles. Ahora que estamos en plena etapa estival, las recomendaciones que te dimos son más válidas y necesarias que nunca.

Si te ha gustado el artículo de hoy y quieres conocer información sobre temas similares, te invito a que explores nuestro blog Crea Tus Cosméticos. Nuestras recomendaciones siempre son variadas y útiles.