Las celebraciones alrededor de la mesa tienen un gran protagonismo durante las fiestas de Navidad. Una vajilla bonita cuida la estética de las recetas y muestra la importancia que el sentido de la vista tiene, también, en relación con la alimentación. ¿Cómo elegir piezas que se integren con acierto en la celebración?

1. En blanco

vajilla-de-color-blanco-en-navidad
Puedes seleccionar un diseño versátil que muestre su mejor versión en otros periodos del año. Una vajilla de color blanco ofrece muchas posibilidades desde el punto de vista decorativo. Por ello, es una inversión que resulta muy positiva a largo plazo. Una vajilla blanca es un básico en el aparador. Es un tono muy representativo del invierno y combina con otros colores típicos de la Navidad, como el verde.

2. En dorado

vajilla-en-color-dorado
La Navidad es un tiempo de fiesta y celebración. Y el dorado es uno de los ingredientes característicos de la ambientación navideña. El color oro pone la nota final a un entorno sofisticado.

Las vajilla con detalles dorados siempre están de moda. Viste la mesa sin necesidad de añadir otros muchos adornos. El oro representa la abundancia, la prosperidad y la ilusión de un tiempo, como el de la Navidad, que está cargado de buenos deseos.

3. Estampado floral

vajilla-de-flores
El estampado floral es uno de los acabados que siempre marca tendencia. Su presencia es frecuente en el mundo de la moda y, también, en la decoración. Los productos textiles pueden realzar la sensación de una eterna primavera en casa. Algunas cortinas, ropa de cama, papeles pintados y productos de mantelería presentan una estética que se inspira en la naturaleza. Pues bien, las flores también llegan hasta la mesa gracias a una vajilla que está decorada con bonitos motivos naturales.

Una vajilla es uno de esos productos que tiene un valor sentimental cuando es un legado heredado de un ser querido. Un valor sentimental que eleva la belleza de la decoración de la mesa durante una celebración que está tan vinculada con el arraigo familiar y el amor.

4. Vajilla lisa

vajilla-lisa
Una vajilla es una inversión que se convierte en un bien a largo plazo. Busca un conjunto de piezas que esté elaborado en un material resistente y duradero. Analiza la imagen del conjunto más allá de la primera impresión. Por ejemplo, quizá un estampado original llame tu atención en el primer instante, pero tal vez llegue a aburrirte con el paso de los años.

Una vajilla lisa desprende la máxima sencillez. Pero también posee la esencia de una belleza que perdura. Por ello, es un acierto constante durante la celebración de la Navidad. Un diseño en blanco, por ejemplo, forma el binomio perfecto con servilleteros dorados.

5. Con bonitos relieves

vajilla-con-relieves
Uno de los detalles que puedes concretar en la elección de la vajilla de Navidad es su forma. Los diseños cuadrados, redondos o rectangulares aportan un componente geométrico a la presentación de la mesa. Un diseño de calidad también destaca por su textura. ¿Te apetece elegir un producto que presenta elegantes relieves en su estructura? Es una tendencia en la que inspirarte.

6. Vajilla con aspecto desgastado

vajilla-navidena-con-aspecto-desgastado
La celebración de la Navidad que llega en la recta final de año siempre recuerda el inevitable paso del tiempo. Una temporalidad que deja su huella en todo lo que toca. Existe una belleza esencial en aquellas vajillas que presentan una estética envejecida o desgastada. Es una de las tendencias que actualmente triunfa en la mesa. Una inspiración que luce su mejor versión en una vivienda con un toque rústico y vintage.

¿Tienes en casa una vajilla que te encanta pero está incompleta? Entonces, mezcla y combina varios diseños que queden bien cuando están juntos.

0/5 (0 Reviews)