Para disfrutar más del sexo, mucha gente acude a juguetes, porno, juegos de rol, etc. Todo eso está muy bien. Pero hacerlo no te garantiza que tus relaciones sexuales sean 100% satisfactorias. ¿Sabes por qué? Porque solo son aditamentos externos. Tu cerebro es el principal órgano sexual. Así que las claves para disfrutar más del sexo están en la forma en que lo usas. Veamos cómo.

5 claves para tener una vida sexual satisfactoria

1. Autopercepción

La clave principal del disfrute sexual es tener una autopercepción positiva. Como sugiere la palabra, la autopercepción es la forma en que te ves a ti mismo. No solo físicamente, sino también intelectual, espiritual, social y emocionalmente. ¿Qué tipo de persona te consideras? ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? ¿Cómo te sientes contigo mismo?

Si tienes una autopercepción negativa, te costará mucho disfrutar del sexo. Por ejemplo, si estás insatisfecho con tu propio cuerpo, con el tamaño de tu pene o tus senos, etc. También si crees que no mereces disfrutar de un buen sexo, que esa persona se acostó contigo por hacerte un favor o que tienes que demostrar algo porque en el fondo no te valoras lo suficiente.

Y te podría citar muchos otros ejemplos como los anteriores. Estas formas de autopercepción negativa contaminan tu capacidad no solo de disfrutar el sexo, sino cualquier otra actividad en la vida, sobre todo si involucra otras personas. Por el contrario, las personas con una elevada autoestima y sentido del amor propio tienen un vida sexual muy satisfactoria.

Solución:

Hacer ejercicios físicos o yoga, ser consecuente con tus valores y principios, proponerte pequeñas metas y cumplirlas, trabajar con ejercicios de visualización, la práctica de la gratitud, la meditación de amor-amabilidad (Metta), la PNL y la terapia cognitivo-conductual pueden ayudarte a mejorar tu autopercepción.

2. Relax

Otro componente importante a la hora de disfrutar de las relaciones sexuales, es la capacidad de relajación. Para que haya disfrute, tiene que haber relax. Tu mente tiene que estar despejada, enfocada en el momento presente (de eso hablaremos más adelante) y tu cuerpo tranquilo, sin tensiones y abierto a la experiencia.

En este sentido, el sexo es como el baile. Si estás tenso, rígido y nervioso, con la mente como un tiovivo descompuesto, no solo no disfrutarás del baile, sino que te equivocarás a cada rato. Las consecuencias negativas de no estar relajado al tener relaciones sexuales resultan muy diversas, desde la falta de erección o de lubricación hasta la incapacidad de llegar al orgasmo.

Solución:

Por eso, te recomiendo que aprendas a relajarte. La bailoterapia, el yoga, los ejercicios de respiración o la meditación anapanasati, hacer ejercicios físicos, tener una dieta balanceada, las estrategias para la gestión del estrés y el entrenamiento autógeno son maneras de aprender a relajarte. Esto no solo impactará positivamente en tus relaciones sexuales, sino en todos los demás aspectos de tu vida.

3. Aquí y ahora

La única forma de disfrutar de algo, es estar aquí ahora, es decir en el lugar y momento presentes. Si tu mente divaga hacia el pasado o el futuro, hacia otros lugares o personas, hacia tu miedos, temores o preocupaciones, no puedes disfrutar nada, porque es como si cambiaras de canal, desviando así tu atención de lo que está sucediendo.

Recuerda que el único momento que puedes disfrutar es el presente, y el único lugar el aquí. No puedes disfrutar el pasado, porque ya pasó, y el futuro no ha llegado todavía. Simplemente, no tienes contacto directo con ellos. Y tampoco lo tienes con otros lugares ni con personas distantes. ¿Cómo vas a disfrutar algo si tu mente está desconectada de tus sentidos y de tu percepción directa?

Solución:

La meditación de atención plena (mindfulness) es la mejor forma de aprender a vivir en el aquí y ahora. Hay muchas variantes de esta meditación, la mayoría budistas: Zazen, Vipassana, Anapanasati, Metta, etc. Puedes acercarte a un dojo o centro budista para que te enseñen. O también acudir a un curso de mindfulness.

4. Amor bondadoso

No hablo aquí del amor romántico, sino de ese amor natural y espontáneo que te permite buscar el mayor bienestar y placer tanto para ti mismo como para las demás personas. ¿Qué sientes cuando acaricias a tu mascota o haces reír a un amigo? Esa es la clase de amor feliz y desinteresado de la que hablo.

Por un lado, está el amor bondadoso hacia ti mismo. Es el que te hace decir “es momento de disfrutar, porque como ser humano lo merezco”, el que alejará todo pensamiento negativo hacia ti mismo y te hará pensar en formas creativas de hallar la mayor satisfacción y disfrute aquí y ahora.

Por otra parte, está el amor bondadoso hacia la persona que comparte la cama contigo. Recuerda que ella también quiere disfrutar y sentirse bien. De hecho, te está dando su confianza y tu cuerpo. Entonces, ¿por qué no pensar en su disfrute tanto como piensas en el tuyo? ¿Por qué no buscar la satisfacción de ambos con el mismo entusiasmo?

Numerosos estudios en el campo de las neurociencias han demostrado que cualquier cosa que hagas, si la haces con un amor genuino, desinteresado y bondadoso, saldrá mejor y la disfrutarás más, sin importar si es sexo, trabajo, hobbies, etc. Además, el amor bondadoso te hace olvidarte de ti mismo y de tus preocupaciones, permitiéndote centrarte en lo que estás haciendo.

Solución:

Desarrollar el amor bondadoso es bastante fácil. Puedes aprender la meditación de amor-amabilidad (Metta), pero también rodearte de mascotas, gente positiva y amorosa, ir con frecuencia a lugares al aire libre, etc. Esto mejorará no solo tus relaciones sexuales, sino tu vida cotidiana en general.

5. Sinergia

Por último, y no menos importante, está la sinergia. La sinergia nos enseña que el conjunto es mayor que la suma de sus partes. En el tema que nos concierne, esto significa que tener sexo es más que solo dos personas disfrutando por separado. Es decir que, cuando una relación sexual es verdaderamente satisfactoria, no es la persona la que disfruta, sino la pareja como un todo completo.

Esto tiene mucha relación con lo que te decía más arriba del amor bondadoso. De hecho, este no es sino una forma de realizar la sinergia. Así que deja de pensar que al tener relaciones sexual lo haces solo por ti. ¡Hazlo por ambos! Deja esa actitud egoísta y asume el sexo como una cosa de dos. Porque así es, aunque lo quieras negar. El sexo de una sola persona solo existe cuando nos masturbamos. Cuando hay relaciones sexuales, tú necesitas a esa persona y ella te necesita a ti.

Solución:

Si integras todas las demás claves que te di arriba, te será muy fácil encontrar la sinergia. También, si quieres profundizar en las potencialidades de esta forma de asumir la sexualidad, te recomiendo investigar sobre el sexo tántrico.

Ahora que conoces las claves para disfrutar el sexo al máximo, no dejes de compartir este artículo para que otros también sepan del tema. Quién sabe si, entre esas personas, se encuentra una futura pareja sexual. Y también déjame un comentario para saber tu opinión.

0/5 (0 Reviews)