El jardín es una de las estancias más importantes de la casa durante el verano. Las familias trasladan al exterior distintas rutinas de la vida cotidiana. Un comedor se enmarca perfectamente en este contexto. ¿Cómo crear un ambiente agradable y acogedor? Hoy compartimos algunas ideas.

1. Mesa amplia y cómoda

conjunto-de-mesa-y-sillas
La mesa y las sillas forman el conjunto ideal para crear un lugar de encuentro. Si buscas una alternativa a este tipo de asiento, puedes elegir una combinación integrada por bancos. Las mesas cuadradas y rectangulares llevan la geometría hasta el jardín. Comprueba que la ubicación de las patas no produce ningún tipo de incomodidad a los comensales cuando están sentados.

2. Luces decorativas

luces-decorativas-en-jardin
El interior del inmueble tiene unas condiciones diferentes a las características de esta zona de exterior. El jardín recibe la iluminación natural y decora la vivienda cuando la naturaleza se percibe a través de las ventanas.

Los momentos vividos en la estancia también se disfrutan más allá del atardecer. La iluminación artificial es clave para cuidar la seguridad y crear una ambientación agradable. Las luces decorativas producen este efecto. Las bombillas destacan por su máxima sencillez en un escenario natural.

3. Zona de sombra

cenador-de-jardin
Los contrastes pueden formar parte de la composición decorativa utilizada para embellecer el lugar. Uno de los contrastes visuales más representativos del jardín es aquel que pone en relación el sol y la sombra. ¿Dónde ubicar el comedor de verano? Conviene crear un entorno más sombrío. Un cenador es uno de los elementos que permite añadir una zona cubierta.

De este modo, es posible prolongar la estancia en el jardín, incluso, cuando caen algunas gotas de lluvia. Encontrarás diseños elaborados en diferentes materiales. Aquellos que tienen un acabado metálico destacan por su resistencia y durabilidad. Una estructura realizada en madera enmarca un rincón muy acogedor.

4. Sillas plegables

sillas-plegables-en-comedor-de-verano
La estética del comedor de verano cambia cuando llegan más comensales a la mesa. Las sillas plegables son especialmente prácticas para preparar el espacio para esa ocasiones. De este modo, los invitados disfrutan de la máxima comodidad y confort.

Pero, por otra parte, la silla puede volver a guardarse hasta que se utilice en la próxima ocasión. Los diseños plegables no solo son ideales para dar amplitud a un jardín pequeño, sino también para vestir con una decoración práctica una zona exterior que tiene más metros cuadrados.

5. Muebles auxiliares

El conjunto de mesa y sillas se completa con otros elementos prácticos. El carrito camarera es un producto muy útil en el día a día, ya que reduce el número de desplazamientos hasta la cocina. Posee la capacidad suficiente para llevar hasta el jardín todo lo necesario para disfrutar de una velada agradable. Por otra parte, la zona del comedor puede complementarse con una alfombra de exterior. Un accesorio que permite enmarcar visualmente el ambiente.

6. Realza el protagonismo de la naturaleza

mesa-y-vajilla
Un jardín es decorativo en sí mismo, ya que está integrado por la belleza de los colores de flores, plantas y ramas. Por ello, planifica la decoración del comedor de verano para que el paisaje sea el punto focal del entorno. De este modo, los comensales disfrutan de las mejores vistas cuando mantienen una conversación alrededor de la mesa. Un entorno relajante que crea un ambiente agradable.

7. Vajilla de exterior

vajilla-de-verano
La vajilla aporta el toque definitivo a la estética del comedor de verano. Elige un conjunto que esté elaborado en un material resistente como la melamina. Por otra parte, selecciona una composición que destaque por sus llamativos colores. De este modo, realzas la creatividad en la mesa. Si prefieres un diseño tradicional, opta por la luminosidad del blanco.

0/5 (0 Reviews)