El salón es uno de los lugares más vividos en el hogar. En ocasiones, el espacio se une con la cocina, dentro de una decoración abierta. El dinamismo añade ritmo a la composición del lugar, realza la versatilidad del contexto. ¿Cómo lograr este objetivo? Te damos algunas ideas a continuación.

1. Varias mesas de centro para crear múltiples composiciones

mesas-de-centro
Es habitual elegir un único mueble auxiliar con forma rectangular, ovalada, redonda o cuadrada. Pero existe una tendencia de decoración que añade un dinamismo especial al lugar: integra un conjunto de dos o tres piezas. De este modo, puedes cambiar la distribución en función de las necesidades de cada momento.

Coffee table books sobre temas que te encantan

libro-en-mesa-de-centro

Los libros ocupan un lugar destacado en la librería, pero algunos diseños también pueden utilizarse de forma intencional para decorar el salón. Los coffee table books son perfectos para dar dinamismo al look de la estancia. Libros con una presentación espectacular, una portada bonita que anticipa la belleza de sus páginas interiores.

Son volúmenes con una edición muy cuidada que pueden girar en torno a numerosos temas: flores, arquitectura, paisajes, gastronomía, moda, decoración… Ofrecen una agradable experiencia de lectura y añaden dosis de entretenimiento. Pero, además, las visitas también pueden disfrutar del contenido de la obra. El volumen seleccionado no solo puede estar situado sobre la mesa de centro, sino también en un aparador.

3. Simetría y asimetría: cambia la perspectiva

pared-azul-en-el-salon
Los opuestos son un reflejo de la infinidad de posibilidades que ofrece un espacio que se transforma por medio de los detalles. Un salón con una composición asimétrica en torno al sofá se renueva cuando cada lado refleja un esquema perfecto. Lo mismo sucede cuando se materializa el esquema opuesto.

Por tanto, para dar dinamismo al look de la habitación cambia de sitio algunos de los elementos que lo integran. Crea nuevas combinaciones y busca otras perspectivas. También es posible realzar la simetría o la asimetría en torno a la chimenea o un mueble.

4. Añade otro punto focal a la decoración del salón

sofa-y-mesa-en-salon
Tal vez sea lo único que necesite tu salón para mostrar su mejor versión. El punto focal es, como indica el concepto, aquello que llama la atención por sí mismo. ¿Hacia dónde diriges tu mirada cuando observas la estancia con detenimiento? Un punto focal es una expresión de belleza. Por ello, añade un nuevo acento en la decoración y crea una perspectiva interesante.

¿Cómo conseguir el objetivo? Existen algunos detalles que crean ese efecto visual. Por ejemplo, coloca un cuadro o un espejo en la pared, apoyado en un mueble bajo o en el suelo.

5. Complementos y accesorios que dan vida al salón

complementos-del-salon
Elige una base de decoración que sea atemporal. Los cambios que añadas con posterioridad al momento inicial deben integrarse perfectamente en el contexto. Los complementos y accesorios son piezas esenciales para personalizar la imagen de un lugar. Marcos de fotos, jarrones, cuadros, cortinas, cojines y demás detalles elevan la belleza de un escenario acogedor.

6. Líneas curvas y rectas: un espacio lleno de perspectivas

salon-con-decoracion-elegante
Los artículos con líneas rectas y las piezas en forma circular añaden dinamismo a una estancia. Un acabado puede destacar de forma principal en el ambiente, pero se complementa con la perspectiva del movimiento opuesto. En la imagen que compartimos a modo de inspiración puedes observar el contraste de las numerosas esquinas existentes en el plano con la forma circular de las lámparas principales que iluminan la estancia desde el techo.

¿Qué otras ideas dan ritmo a la decoración del salón según tu punto de vista? El movimiento es constante en un hogar que se adapta a los cambios.

0/5 (0 Reviews)