Los microbiomas están por doquier, dentro y alrededor de nuestros cuerpos. Son parte vital de nuestro sistema alimentario y están presentes en casi todas las etapas de la producción alimenticia.  A pesar de las connotaciones negativas, como las relacionadas con las enfermedades que a menudo se asocian con bacterias y otros microorganismos, los microbiomas nos brindan muchos beneficios. Y, además, son esenciales para lograr una alimentación nutritiva, deliciosa y abundante.

¿Qué es el microbioma?

El microbioma humano es una comunidad de microorganismos que están en todas las superficies de nuestro cuerpo. En especial en la boca, el intestino, la vagina, la piel y los ojos.

Está compuesto por hongos, levaduras, arqueas y virus, pero se forma en su mayoría de bacterias. Como promedio, una persona tiene cerca de 38 billones de células bacterianas, el 97% de ellas viven en el intestino grueso.

En definición, el microbioma es tan exclusivo en las personas como la huella dactilar. Pues cada ser humano alberga un conjunto diferente y único de microorganismos. Es curioso como una persona adulta tiene más células bacterianas que humanas y dichas bacterias contienen más genes que la persona portadora.

La importancia del microbioma es tal que los microorganismos que lo integran se pueden utilizar para un sinfín de propósitos y aplicaciones. Estos cumplen una función esencial en diferentes contextos:

Beneficios para la salud

Por lo general, cuando se pregunta qué es el microbioma, se piensa de inmediato en el microbioma intestinal. Y resulta comprensible, ya que hay mucha más información difundida sobre este.

La verdad es que las bacterias intestinales ayudan a los seres humanos a digerir los alimentos y se relacionan de manera estrecha con la salud inmunitaria. También los componentes de la dieta producidos por microorganismos o basados en ellos (alimentos fermentados y probióticos), pueden contribuir con un microbioma intestinal saludable.

Pero como habíamos dicho, en el cuerpo humano los microorganismos no se encuentran solo en los intestinos. También están, por ejemplo, los microbiomas vaginales, nasales, orales y cutáneos, que juegan un papel importante en la salud.

Importancia del microbioma intestinal para la salud

El microbioma intestinal es vital para la salud en general, este favorece la salud intestinal, la inmunitaria, el metabolismo y también puede influir en el eje intestino-cerebro. Además, ayuda a desarrollar y mantener un sistema inmunitario equilibrado y contribuye a la integridad de la barrera intestinal.

Veamos su comportamiento por etapas.

Microbioma intestinal infantil

La formación del microbioma empieza con el nacimiento, pues el recién nacido hereda bacterias de la madre. El microbioma incipiente cumple funciones relevantes para el desarrollo inmunitario, metabólico y neurológico del bebé. Algo que influye en su salud y bienestar.

Microbioma intestinal de los adultos

En los adultos, este ya está totalmente establecido y se compone por una gran cantidad y diversidad de bacterias. La microbiota de cada humano tiene peculiaridades propias.

El microbioma de los adultos ayuda al sistema inmunitario y contribuye a mantenerlo sano. Pero el microbioma de los adultos es sensible al estilo de vida que lleve cada persona.

El microbioma intestinal durante el embarazo

Durante el embarazo, las mujeres aumentan sus niveles de progesterona y esta hormona reduce la cantidad de bacterias intestinales. También estimula las bifidobacterias.

Las interacciones inmunológicas entre la madre y el feto hacen que estas bacterias beneficiosas influyan positivamente en el desarrollo inmunitario del bebe. Las bacterias de la madre también ayudan a generar el microbioma del recién nacido durante el parto vaginal y la lactancia.

El microbioma intestinal de los ancianos

Los ancianos muestran una menor diversidad bacteriana y se producen cambios en las especies dominantes con disminución de microorganismos beneficiosos, como lactobacilos y bifidobacterias. Estos cambios son un proceso gradual asociado con los cambios fisiológicos en el intestino y con los patrones de alimentación.

Microbiota vaginal

En el caso femenino otro microbioma con importancia es el vaginal. Que está compuesta por grupos de especies bacterianas influenciadas por genes, antecedentes étnicos, factores ambientales y de comportamiento.

Una vagina sana se caracteriza por tener presencia de algunas especies como Lactobacillus crispatus, Lactobacillus jensenii y Lactobacillus gasseri. Estas dominan frente a la colonización de otros microorganismos patógenos, la protección se da mediante los siguientes mecanismos.

  • La adherencia específica al epitelio de la vagina ayuda a bloquear la entrada y asentamiento de los patógenos.
  • Con la producción de compuestos antimicrobianos.
  • Se coagregan con los patógenos para inactivarlos, produciendo un efecto microbicida.

Sin embargo, existen factores (cambios hormonales, en el pH vaginal y contenido de glucógeno) que pueden afectar a la capacidad de los Lactobacillus para proteger la vagina.​ En estos casos, la concentración de estas especies disminuye a expensas del crecimiento de microorganismos patógenos; lo que produce la aparición de la disbiosis vaginal.​

Alteraciones en la microbiota vaginal

El ciclo menstrual es otra situación que puede afectar a la microbiota vaginal, pero en este caso positivamente. Ya que en este período aumenta la concentración de estrógeno, lo que conlleva a un aumento de la adherencia de Lactobacillus a las células epiteliales vaginales​ y por consiguiente a un aumento de la protección vaginal.

No obstante, en el caso de las mujeres en la fase menopáusica, se produce una disminución de los niveles de estrógenos y de los Lactobacillus presentes en el tracto vaginal. Es por este motivo que las mujeres posmenopáusicas​ son más vulnerables a las infecciones urogenitales.

Como has podido observar, el microbioma humano no deja de cambiar. A lo largo de la vida, el este es dinámico y se ve afectado por el estilo de vida que lleve la persona. En individuos sanos, esto significa que el microbioma está equilibrado. Pero durante situaciones problemáticas, este puede desequilibrarse y tomar suplementos con probióticos es una manera de ofrecer apoyo.

Debido a la importancia del microbioma, es crítico que cada ser humano se preocupe por mantenerlo saludable. La ingesta de determinados alimentos puede contribuir con este propósito. Además, de evitar consumir en exceso algunos otros y trata de mantener un estilo de vida lo más activo y sano posible.