Como sabes, el budismo es posiblemente la religión, filosofía y forma de vida que mejor trabaja la mente y la armonía del ser humano consigo mismo, los demás y el entorno. Fundada por el sabio iluminado Sidarta Gotama (el Buda) hace más de 2.500, nos enseña que los pilares de la vida feliz son el amor, la compasión, la alegría y la tranquilidad.

Estos principios también se aplican a las relaciones de pareja y al sexo, pues son parte indispensable de la vida. ¿Y no es lógico? Una relación en donde no falten el amor, la compasión, la alegría y la tranquilidad, es una relación que a todas luces funciona.

Por eso, si pones en acción estos pilares y te mantienes fiel a ellos, verás cómo tus relaciones sentimentales y sexuales mejorarán notablemente en poco tiempo, y te sentirás mucho más a gusto y complacido.

4 pilares del amor de pareja y el sexo según el budismo

1. Amor

El amor es muy mal entendido en la sociedad occidental. El amor romántico, como lo concibe la mayoría, es posesivo y egoísta. De hecho, su ideal podría resumirse en aquella frase que usan Shae y Tyrion Lanister en la serie Juego de Tronos: “yo soy tuya y tú eres mío”.

Pero, según el budismo, cuando hay posesividad no hay verdadero amor. Para el Buda, el amor real es aquel que no pide nada a cambio. Es un amor desinteresado en que importa más dar que recibir. Uno en que la otra persona no es “tuya”, ni tu eres de “ella”. Sino que, por el contrario, son dos personas libres que se aman sin ataduras.

Cuando dejas de pensar en tus propias necesidades, y te enfocas en satisfacer las de tu pareja, estás profesando un verdadero amor. Cuando practicas la aceptación y le das la libertad de ser como es, sin imposiciones ni exigencias, es porque realmente la amas. De lo contrario, lo que llamas “amor” solo una ilusión.

Pero no malinterpretes las enseñanzas del Buda. El amor libre no implica infidelidad ni andar cada uno por su lado. Al contrario, hay libertad pero también lealtad y responsabilidad. Dos personas que se aman con aceptación y libertad plena, y son conscientes de lo que sienten el uno por el otro, dejan de ser dos personas aparte y se convierten en una sola.

2. Compasión

Esta es una palabra que trae confusión, porque nos han enseñado que la compasión es sentir lástima por lo demás. Esta es la acepción más popular de la palabra compasión en Occidente. Y tiene profundas raíces egoístas: al sentir lástima por alguien o ayudarla guiada por esa lástima, te sientes superior a esa persona.

Pero esa no es la compasión que enseñó el Buda. Él, por el contrario, nos enseñó a empatizar con el sufrimiento del otro en lugar de mirarlo desde arriba, con condescendencia.

Cuando practicas la compasión, eres consciente de que esa persona es también un ser humano que sufre y lucha todos los días por su bienestar. Y eso hace que surja en tu corazón un genuino deseo por ayudarla. Por eso, quizás la palabra más correcta sea aquí comprensión. En efecto, en el budismo, compasión y comprensión son la misma cosa.

¿Y qué tiene que ver esto con la pareja y el sexo? Mucho, porque cuando comprendes empáticamente a tu pareja, empezarás a notar que muchas cosas que hace y no te gustan, lo hace porque sufre y no sabe cómo manejar su sufrimiento. Todos tenemos una historia que nos ha llevado a ser como somos actualmente, incluidos los “defectos”.

Recuerda eso siempre que vayas a discutir o hablarle con dureza a tu pareja. En vez de discutir, compréndela y ayúdala a salir de su enfado y de su confusión. Trabajen juntos por la felicidad de ambos. Esto se vale también para las relaciones sexuales: no te acuestas con tu pareja para obtener placer de ella, sino para obtener placer los dos y darse amor mutuamente.

3. Alegría

¿Qué es una relación sin alegría? ¡Nada! La mayoría de las separaciones ocurren porque ya no hay alegría en la relación (o nunca la hubo). Faltan las sonrisas, y por tanto falta el amor. Porque sonreír también es amar. Cuando tu pareja se despierta en la mañana y le regalas una sonrisa, le estás regalando el Universo entero, la estás invitando a disfrutar de la dicha de vivir. Por eso, que no falte alegría en tu relación.

No hablo aquí tampoco de una alegría tonta. ¡No hace falta estar bromeando todo el tiempo! Ni estar persiguiendo la diversión a cada rato. Porque la alegría está en todas partes, solo hay que conectar con ella. Está en desayunar juntos o ver una puesta de sol, en compartir unas palabras lindas por la mañana o en hacer el amor con ternura.

La alegría que debes buscar es una alegría de dos. La alegría de amarse y ser compasivos (comprensivos) el uno con el otro. De entenderse y ayudarse mutuamente. De no ser egoístas y, en vez de eso, pensar y sentir como si fueran uno solo. Cuando hay esta clase de alegría, el amor puede durar mucho tiempo sin desvanecerse.

5. Tranquilidad

Por último, el tercer pilar del amor de pareja y el sexo según el budismo, es la tranquilidad. No hablo aquí del aburrimiento o de no hacer cosas divertidas. No. De lo que hablo aquí es de la tranquilidad de sentir que la relación entre ambos es un refugio de paz, de tranquilidad, donde nada los puede afectar. Una suerte de burbuja protectora que los separa del mundo.

Esto puede llegar a ser bastante difícil cuando se vive bajo el mismo techo o, peor, se comparte vivienda con la familia. Pero lo pueden conseguir: eviten que las dificultades contaminen la pareja. No se dejen llevar por la opinión de nadie ni acepten consejos de personas que no conocen los detalles de la relación. No dejen que el ajetreo diario melle su amor.

Cuando una pareja se convierte en un refugio, en una sublime morada, no hay miedo ni inquietud. Y el amor, la compasión y la alegría pueden liberarse entre ustedes y convertir en un oasis de alegría ese pequeño espacio que hay entre ambos. Esta es una enseñanza profunda. Y, aunque sea difícil seguirla, te aconsejo que lo hagas. Pero no tú solo, sino los dos.

Espero que te haya sido útil este artículo y que, aplicando los 4 pilares del amor de pareja y el sexo según el budismo, puedas disfrutar de una relación mucho más gratificante y llena de felicidad. Y no olvides compartir, dejar un comentario o suscribirte al blog. ¡Que tengas un fantástico día!

0/5 (0 Reviews)