Es normal que después de un tiempo las relaciones sentimentales se vuelvan un poco monótonas. Esto es un problema que todas las personas sufren, por lo cual debemos mantenernos, como pareja, muy pendientes y evitar dicho mal. Una de las formas más certeras para contrarrestarlo es revitalizar la vida sexual.

Esta es una parte muy importante en la vida de todo ser humano, por lo cual cuando tenemos una pareja deberemos hacerla partícipe de nuestras fantasías, romper las rutinas que nos sujetas e ir un paso más allá de lo que estamos acostumbrado. Aquí te hablaremos un poco más al respecto.

Rompe la rutina

Una de las principales causas de la rutina sexual son las rutinas del día a día. Especialmente, si vives con tu pareja, dada la planificación de las actividades diarias: trabajo, compra, niños… el sexo se convierte también en algo que consciente o insconscientemente también se planifica. Antes de ir a dormir o al levantarse acaban siendo los dos momentos más habituales para el encuentro sexual.

Revigorizar la vida sexual puede ser tan simple como provocar encuentros en momentos inesperados. Llegar un día antes de tiempo a casa, o aplazar alguna de tus actividades rutinarias con el propósito de provocar un encuentro sexual, pueden revitalizar sifgnicativamente tus relaciones sexuales.

El vestuario importa

La estimulación visual es uno de los afrodisíacos más efectivos. A través del vestuario se pueden producir momentos de auténtica excitación en la persona y provocar un encuentro sexual no planificado. ¿Por qué llevar un pijama o camisón para ver tu programa favorito por la noche? ¿Por qué no mejor un conjunto provocador o incluso un uniforme que encienda las fantasías de la otra persona? Simplemente cambia tus atuendos habituales por otros más provocadores de forma inesperada y activarás la líbido sexual de tu pareja.

Cambia la forma en que seduces

Otra de las principales causas de la rutina sexual es que se conoce tan bien a la otra persona que antes de que ésta inicie la aproximación sexual, ya la vemos venir. Rompe con tu estilo de seducción. Haz lo imprevisto. Por ejemplo, si nunca has enviado una fotografía tuya en una pose erótica a tu pareja, ¿a qué esperas para hacerlo?

Para él o ella, será una sorpresa que no espera y que le hará subir la temperatura. Si nunca le has hecho una llamada erótica, no lo dudes. Hazlo ahora y pon tu voz más sensual para explicarle una de tus fantasías más calientes. Si nunca lo has provocado en público, ¿por qué no intentarlo? El secreto para salir de la rutina sexual es precisamente ese, hacer lo que nunca has hecho.

Revisa las fantasía

Seguro que tienes alguna fantasía pendiente de realizar. No esperes más. Llevar a la práctica fantasías guardadas durante tiempo es como abrir una ventana a un nuevo mundo sexual. Hay muchas maneras de hacerlo, a cual más sugerente. Una de ellas consiste en realizar tu fantasía sin que él la sepa. Sólo con una condición, que hará todo lo que le pidas durante el tiempo que definas. Otra variante es precisamente la contraria. Ser tú su fantasía, y comprometerte a hacer lo que él pida.

En ocasiones hay personas que afirman no tener fantasías sexuales. Si bien eso es bastante dudoso y generalmente se corresponde más bien a personas que por timidez o vergüenza prefieren no compartirlas, si no tienes una fantasía, puedes crearla.

Existen muchas formas de crear una fantasía erótica, por ejemplo, elige una escena de tu película favorita y represéntala en “versión sólo para adultos”.