La industria de las muñecas inflables tiene un valor de nada menos que 30.000 millones de dólares. ¡Sin dudas, un negocio muy lucrativo!

Pero cuando alguien habla sobre el tema, es común que la gente se mire los unos a los otros con resquemor. Por eso, para romper un poco los tabúes, quiero hablarte de los pros y los contras de las muñecas inflables.

¿Te interesa el tema?

Pros de las muñecas inflables

Práctico y rápido

Mucha gente piensa que las muñecas inflables son únicamente para tipos amargados y poco atractivos, incapaces de encontrar una pareja. Pero lo cierto es que no siempre tiene que ser así.

Una muñeca inflable es una solución práctica y rápida para cualquier persona que tenga una necesidad sexual urgente y no pueda o quiera en ese momento lanzarse a buscar pareja.

El juego de la seducción es complejo y requiere trabajo casi siempre. Y si lo único que quieres es satisfacer tu deseo sexual y relajarte, ¿por qué no usar una muñeca inflable? Esto es ser práctico y, si lo piensas bien, también un acto de libre pensamiento, porque te estás despojando de prejuicios. Es un “sí, me follé a mi muñeca, ¿y qué…?”

Ideal para dominantes

Hay gente dominante que tiene gran dificultad para encontrar parejas sumisas… o por lo menos todo lo sumisas que les haría falta. ¿Y qué mayor sumisión que la de una muñeca inflable? Ella no te va a decir nunca “por ahí no” ni te va a poner peros de ningún tipo.

Y, hay que aceptarlo, las parejas a menudo son complicadas. ¿Por qué no descansar un rato de las complejidades amorosas y sexuales de los seres humanos y optar por una solución fácil? No digo que siempre, pero de cuando en vez, ¿qué tiene de malo?

No hay riesgo de enfermedades

El sexo más seguro que uno puede tener es, fuera de toda duda, con una muñeca inflable. No hay riesgo de contraer infecciones de ningún tipo, mucho menos ETS. ¡Es una muñeca, por Dios! Pero, eso sí, es preciso que sigas las medidas higiénicas indicadas en el manual de la muñeca. Porque si eso de allá abajo se deja sin lavar mucho tiempo, pues no te sorprendas si contraes una infección.

Contras de las muñecas inflables

Confundir las cosas

Un estudio publicado en la revista BMJ Sexual and Reproductive Health reveló que hacerse la costumbre de usar muñecas sexuales tiende a diluir los límites entre lo correcto y lo delictivo.

Por ejemplo, como el usuario se acostumbra a disponer a su antojo de la muñeca como objeto sexual, puede sentirse tentado a hacer lo mismo con la próxima pareja que encuentre. Y esto puede terminar en violación.

Objetivización de mujeres y niños

Pero el mayor riesgo de las muñecas inflables es que, si las usas muchos, terminas objetivizando a las mujeres o niños (esto último especialmente si usas modelos infantilizados). Es decir, empiezas a verlos como objetos sexuales en vez de como personas.

Por eso, si tienes una muñeca inflable, ¡no la uses todo el tiempo! Está bien para ciertos momentos por todas las ventajas que te expliqué. Pero no dejes de invertir tu tiempo y esfuerzo en buscar pareja. ¡El sexo con personas es mucho mejor!

Si te gustó el post, compártelo en tus redes sociales o déjame un comentario para saber qué opinas. Este es un tema muy interesante, así que de seguro a muchos de tus amigos y amigos les interesa saber.

5/5 (1 Review)