Podría decirse que las únicas personas que no han fantaseado alguna vez con tener sexo en la playa, son solamente aquellas que odian el mar, la arena y el sol.  Y si bien la playa tiene sus inconvenientes para los espíritus más conservadores o inhibidos, por alguna razón esta experiencia, cuando logra llevarse a cabo, se convierte en un momento mágico inolvidable.

En este post te comentamos un poco sobre los pros y contras de esta práctica, así como te daremos algunos consejos para llevarla a cabo con éxito.

 ¿La playa es un buen lugar para tener sexo?

La respuesta corta a esta pregunta es NO. Si lo pensamos de manera racional, es un lugar público en que pueden pillarnos, y aunque los mirones no nos corten el rollo (o incluso nos exciten), nos pueden poner una multa por exhibicionismo.

Por otra parte, no te olvides de la arena, que se mete hasta en los agujeros más inesperados y no es precisamente una experiencia muy agradable. Vale, ¿y qué hay del agua del mar? Bueno, pues a pesar de ser un medio escurridizo, quieras o no va a eliminar la lubricación que pueda tener la mujer.

Y siendo una práctica que requiere de las sofisticadas artes del “aquí te pillo aquí te mato”, definitivamente los nervios y las dudas no pueden estar presentes, si se pretende disfrutar por completo de la experiencia.

Consejos para tener éxito teniendo sexo en la playa

A continuación, te dejamos algunos tips para que prepares todo lo que necesitarás en caso de que quieras lanzarte a la aventura del sexo entre las olas:

1. Lleva una toalla grande

Sí, sí, ya te dijimos que la arena posiblemente se meta en todos lados si no tienes cuidado. Pero recuerda que en esa misma arena puede haber vidrios rotos y bichos de todo tipo, así que es una razón de más para poner algo entre tu cuerpo y el suelo.

2. Cuidado con los mirones

Los mirones pueden enriquecer tu experiencia si siempre has tenido la fantasía de tener sexo en público. Pero también puede que te encuentres con personas más conservadoras que te denuncien a la policía, y termines con una multa por exhibicionismo.

Por estas razones, es mejor que esperes a que sea de noche, y por supuesto, no te pongas frente a la disco de la playa. Lo mejor es ir a un lugar apartado, y llevar solo lo necesario para luego no olvidar nada en la arena (o que te lo roben).

3. Coloca el condón antes de entrar al agua

La seguridad ante todo es fundamental. Por eso no olvides el condón, que debes ponerte antes de entrar al agua, de lo contrario puede romperse. Además, no está de más que lleves lubricante soluble en agua, para ayudar con la penetración y evitar que la fricción pueda romper el preservativo.

4. Extrema las precauciones si eres mujer

Si eres mujer, debes tener en cuenta que la gente hace de todo en la playa y puedes encontrarte con todo tipo de bacterias y contaminantes, por lo que podrías contraer infecciones, cistitis o incluso una vulvovaginitis.

¿Cómo evitarlas? Bueno, no hay una forma definitiva de lograrlo, el mejor consejo que podemos darte es optar por hacerlo en la arena y no en el agua, o escoger una playa poco concurrida.

0/5 (0 Reviews)