Si tu rendimiento sexual no es tan bueno como te gustaría, tengo una buena noticia para ti: ¡lo puedes mejorar! Para que lo consigas, te daré 4 consejos basados en estudios científicos sobre el tema. Así que no dejes de leer este post hasta el final.

1. Duerme más

¿Sabías que dormir poco puede afectar tu vida sexual? Es bastante obvio, si te pones a pensar. Si estás agotado y no duermes lo suficiente, no puedes tener deseos de nada. Y el sexo no es una excepción a esta regla.

Pero hay más. Un estudio reciente publicado en The Journal of Sexual Medicine probó que hay una relación muy estrecha entre la falta de sueño y la disfunción eréctil en los hombres, las dificultades orgásmicas en las mujeres y los problemas de excitación en ambos sexos.

Así que, si quieres mejorar tu rendimiento sexual, ¡empieza por dormir más!

2. Alimentos afrodisíacos

Los alimentos afrodisíacos son el remedio clásico para el bajo deseo sexual. Entre los que han demostrado ser más efectivos se encuentran el chocolate, la miel, las ostras, la canela, las fresas, el plátano, los higos, el mago y el vino tinto.

También están los espárragos, la albahaca, la nuez moscada, la sandía, la rúcula, el aguacate, las zanahorias, el jengibre, el agua de coco, las almendras y los jalapeños.

Como ves, tienes muchas opciones a tu disposición. Lo mejor de todo es que puedes comerlos en ocasiones específicas o incluir una selección de ellos como parte de tu dieta habitual para renovar tu deseo sexual en cada comida.

3. Ejercicio físico

Según un estudio llevado a cabo por el Cedars-Sinai Medical Center, también publicado en The Journal of Sexual Medicine, el ejercicio físico mejora notablemente la función eréctil y sexual de los hombres.

La razón es que el ejercicio físico mejora la circulación (como sabes, la erección depende del flujo sanguíneo en el pene) y controla los niveles de insulina evitando así trastornos metabólicos que pueden afectar la excitación.

Ello por no mencionar lo que ya sabes: al practicar deporte, mejora la fuerza y flexibilidad de tu cuerpo, así como la capacidad pulmonar (especialmente si practicas ejercicios aeróbicos), lo que permitirá durar más en la cama.

4. Meditación

El estrés es una de las cosas que más afectan el rendimiento sexual. Tanto así que puede producir disfunción eréctil, ausencia de secreción vaginal y hasta eyaculación precoz, debido al descenso en los niveles de andrógenos y estrógenos.

Por suerte, hay una forma muy efectiva de contrarrestarlo. Y es no precisamente renunciando a tu puesto o tomando pastillas, sino mediante la meditación.

Según una investigación realizada por un equipo tailandés, practicar diariamente la meditación budista durante 4 meses puede reducir el estrés en un 20%. Y otro estudio, realizado únicamente sobre mujeres por la Universidad de British Columbia, probó que las terapias basadas en mindfulness aumentan considerablemente el deseo sexual.

Como puedes ver, no es tan difícil seguir estos consejos para mejorar tu rendimiento sexual. Así que no esperes un día más, ¡y ponlos en práctica! Y no dejes de compartir este artículo en las redes sociales o dejarme un comentario para saber tu opinión.

0/5 (0 Reviews)