La sequedad vaginal o falta de lubricación en la zona genital es un trastorno muy frecuente que se produce por ausencia o escasez de flujo vaginal. Es un problema que suele estar asociado a la menopausia, pero es un problema común que puede aparecer a cualquier edad.

Los síntomas de la sequedad vaginal son la falta de lubricación vaginal, irritación y sensación de quemazón en la zona íntima, e incomodidad. Estos síntomas llevan a otros problemas como la propensión a las infecciones vaginales. Sin embargo, el problema más importante derivado directamente de la sequedad vaginal es la dificultad a la hora de mantener relaciones sexuales, ya que la ausencia de lubricación vaginal hace que el coito sea doloroso, y puede incluso llegar a producir falta de deseo.

Causas de la falta de lubricación genital

La principal causa de la escasez de lubricación es la disminución de los niveles de estrógenos, que se produce sobre todo con la llegada de la menopausia. Sin embargo, existen más causas que producen la sequedad vaginal, en caso de que no encuentres explicación a tu problema entre las opciones que te explicamos a continuación, te recomendamos que busques ayuda de un experto.

Menopausia

En esta etapa por la que pasan todas las mujeres, que suele iniciar entre los 45 y 50 años, se produce una disminución de los niveles de estrógenos y progesterona, que son las hormonas que ayudan a mantener la vagina hidratada.

Al disminuir la cantidad de estas hormonas, se pierde hidratación y elasticidad en las paredes vaginales, causando sequedad vaginal.

Anticonceptivos hormonales

Los anticonceptivos hormonales, como las píldoras o los parches, también pueden producir sequedad vaginal. Estos alteran los ciclos hormonales y los niveles de estrógenos, produciendo la falta de hidratación en la zona íntima.

Vaginitis e infecciones vaginales

La vaginitis es una irritación o inflamación de la zona genital que se produce por una infección en la mucosa vaginal. Esta se produce por una alteración del equilibrio de la flora vaginal y puede producir sequedad en la vagina.

Estrés

Una de las consecuencias de los altos niveles de estrés es la producción de altas cantidades de la hormona epinefrina. Esta afecta a la respuesta sexual de nuestro cuerpo e impide una buena lubricación femenina en la zona genital.

Diabetes

La hiperglucemia causada por la diabetes produce deshidratación, lo cual disminuye la elasticidad vaginal y la falta de lubricación, y dificulta la penetración durante las relaciones íntimas.

Alergia a productos de higiene

Algunos productos de higiene, como ciertos tipos de geles o detergentes, pueden contener agentes químicos que pueden producir alergia o irritación en la zona íntima.

Tabaco

Fumar también disminuye los niveles de estrógenos y acelera la aparición más temprana de los primeros síntomas de la menopausia, siendo una de las causas de sequedad vaginal.

Embarazo

Durante la gestación se producen alteraciones hormonales repentinas que también influyen en la elasticidad y falta de lubricación de las paredes vaginales. La sequedad vaginal aumenta especialmente tras el parto si das de mamar a tu bebé.

5/5 (1 Review)